Las enfermedades alérgicas son un problema para la salud pública mundial, según el Libro Blanco de la Alergia, de la Organización Mundial de Alergia. La prevalencia de estas enfermedades está en aumento en todo el mundo y la tendencia es mayor en niños.

Incluyen: asma, rinitis anafilaxia, alergias a alimentos, fármacos, insectos, eczema, urticaria y angioedema. A nivel mundial, 30-40% de la población tiene una o más enfermedades alérgicas, y se prevé que van a seguir en aumento, a medida que la contaminación y la temperatura ambiente aumenten.

Es importante la evaluación de las enfermedades alérgicas por un especialista en la materia, ya que muchos pacientes tienen afectación en múltiples órganos: por ejemplo, la rinitis, la conjuntivitis y el asma alérgico muchas veces se presentan juntos, y afectan 3 órganos o sistemas distintos.

La alergia es uno de los principales problemas de salud pública a nivel mundial:

– Más de 300 millones de personas padecen de asma, y hay 250 mil muertes por año, la mayoría, evitables.

– Cientos de millones de personas padecen rinitis alérgica.

– Estas enfermedades afectan notablemente la calidad de vida de quien la padece y de sus familias, además de generar un impacto importante en el bienestar socio-económico de la sociedad (con ausentismo laboral, afectación del reposo nocturno, limitación de la actividad física, y uso del sistema sanitario en general).

Es importante que un médico entrenado identifique los alérgenos que causan la enfermedad, indique el tratamiento adecuado, y considere si está recomendado para cada paciente en particular, la inmunoterapia con alérgenos. Se enfatiza acá el rol del médico alergista.

Es de buena práctica médica encontrar la causa, prevenir los síntomas y la progresión de la enfermedad, en lugar de solo ofrecer medicamentos para paliar los síntomas. El objetivo de estas recomendaciones es aumentar la conciencia pública y de los médicos acerca de las enfermedades alérgicas, y de su prevención.

Se deben, además, establecer medidas de control ambiental, mediante la reducción de la contaminación del aire exterior e interior, del tabaquismo, y de la exposición a alérgenos y drogas.

¿Se pueden prevenir las enfermedades alérgicas?

La mayor industrialización fue seguida de un aumento de las enfermedades alérgicas. Las tasas de sensibilización a uno o más alérgenos comunes entre niños en edad escolar, están entre el 40-50%. El asma y las alergias pueden tener origen en la vida uterina. Es fundamental enseñar el automanejo de la enfermedad por los pacientes.

¿Es importante la consulta con los médicos alergistas?

Sí. Los médicos alergistas pueden colaborar a un diagnóstico adecuado, y evitar el sobrediagnóstico y un tratamiento inadecuado. Es importante el manejo de los pacientes con enfermedades alérgicas leve a moderadas por los médicos de atención primaria, pediatras, clínicos, y la derivación oportuna al médico alergista cuando corresponda.

Fuente: Infomed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate