Por Licenciada Garri Jorgelina

Nutricionista MP 5777 (@nutri.jorgelinagarri)

La diabetes es una alteración de la glucemia. Los hidratos de carbono presentes en los alimentos, se transforman en glucosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la sangre. A partir de allí, la insulina se ocupa de que esa glucosa ingrese a las células de todo el cuerpo, y además sea aprovechada como energía para el cerebro.

Pero, ¿qué son los hidratos de carbono? Son los proveedores de energía por excelencia para nuestro organismo. Cuando se incluyen en cantidades adecuadas, son los primeros nutrientes que utiliza el organismo para obtener energía. Hay dos tipos de hidratos de carbono, los simples y complejos.

Simples: aportan energía sin otro nutriente esencial para el organismo, es necesario controlar su consumo, dado que este tipo de hidratos de carbono aumentan rápidamente la glucemia. ¿Dónde se encuentran? En el azúcar, golosinas, mermelada, jugos, gaseosas, etc.

Complejos: Aportan energía acompañada de otros nutrientes esenciales + fibra. Hay que elegirlos por sobre los hidratos de carbono simples. ¿Dónde los encontramos? Cereales (los integrales contienen mayor proporción de fibras), legumbres, hortalizas.

Siempre hay que tener presente que, ante el diagnóstico de diabetes se debe aprender una nueva manera de alimentarse, NO hablamos de dieta.

La medición de glucosa en sangre, se conoce como glucemia y se realiza a través de un simple análisis de sangre.

¿Por qué es importante medirla? Niveles excesivos de azúcar en sangre representan un factor de riesgo cardiovascular, ya que, la hiperglucemia sostenida en el tiempo ocasiona daños a las arterias y, por consiguiente, a otros tejidos y órganos del cuerpo. Si este exceso en sangre no se controla, puede provocar lesiones en: ojos, corazón, genitales y riñones entre otros órganos. La diabetes puede favorecer también otras enfermedades cardiovasculares (corazón y cerebro).

Tips para tener en cuenta:

- Es importante permanecer hidratado.

- Manténgase activo, salga a caminar, andar en bicicleta o realice cualquier tipo de actividad física que sea de su agrado y por sobre todo que usted disfrute.

- Monitoree sus niveles de azúcar en sangre.

- No olvide incluir alimentos ricos en fibra como frutas y verduras. Además, tienen muchas vitaminas y minerales.

- Incluya alimentos que aporten proteínas, como: carnes, huevos, lácteos y quesos; favorecerá que la glucemia no aumente de forma abrupta.

- Realice al menos, 4 comidas diarias, eso le ayudará a mejorar sus valores de glucemia. A su vez le permitirá seleccionar mejor los alimentos a consumir.

- Por sobre todo, realice controles periódicos con su médico diabetólogo y su nutricionista.

Comentá y expresate