"Dibu" Martínez, el arquero marplatense que se convirtió en figura de la Selección Argentina en la última Copa América, brindó una entrevista a corazón abierto, en la que recordó los momentos más difíciles que tuvo que atravesar en su carrera.

El arquero de 28 años habló con el diario deportivo Olé y confesó que en su momento "lloré muchas noches y quise dejar el fútbol". "Lloré muchas noches. Viajé 200.000 kilómetros. Fui a préstamos feos, lindos, lugares horribles, lugares lindos, la pasé mal, quise volverme a Argentina, quise dejar el fútbol, quise dejar a mi gente desde los 12 años. Hay muchas cosas que la gente no sabe, que hoy en día solo mi mujer lo sabe", indicó "Dibu", que en Mar del Plata jugó en San Isidro y Talleres.

Sobre su momento más difícil en el fútbol, "Dibu" recordó especialmente la temporada 2017-18. "En el préstamo a Getafe. No era dejar el fútbol, no sabía el camino. Llegué a un momento en que dejé de mirar fútbol, no sentía el amor que sentí toda mi vida. Fui a un préstamo en el que la pasé mal, en el que no jugaba y al no jugar me volví loco", indicó Martínez.

"En todos los préstamos que había ido, había jugado. Y le dije a mi mujer, una noche... El problema no es que no estoy jugando, puedo jugar y me puedo lesionar. El problema es que no amo al fútbol. Me preocupé, tuve noches en que pensé en volver a Londres, mismo con contrato con Getafe. Todo eso me hizo más fuerte, crecí. Hoy estoy parado en la cima, que también es muy fácil caerse", explicó.

Pese a su gran Copa América, "Dibu" no se relaja con respecto al futuro en la Selección. "En el arco de la Selección tenés que jugar bien todos los partidos. Yo tuve la suerte de jugar, terminé siendo el uno pero tenés que demostrar todos los partidos. Ahora jugamos con Venezuela y Bolivia, si no rendís tiene que entrar otro. Es la realidad. El único puesto asegurado es el del diez, los demás tenemos que luchar", remarcó.

Martínez señaló que se mentaliza cuando se pone un objetivo por delante: "Yo, en la temporada anterior, tenía como objetivo conseguir diez arcos en cero, porque la pasada fueron siete nomás, el quinto mejor porcentaje de atajadas en la Premier y ser el uno en la Copa América. Y logré todos los objetivos: fui el de mejor porcentaje de atajadas, tuve 15 arcos en cero y fui el uno de la Copa América. Y ahora me voy a poner nuevos objetivos. Hasta ahí no voy a parar, ganar el Mundial y ser uno de los mejores. Voy al Mundial por eso", afirmó.

"Si yo te digo que me imaginé ganar una Copa América con Messi y ser el mejor arquero del torneo, ni en pedo, sería mentira. El objetivo era debutar en la Selección Mayor, llevar la uno en la espalda, quiero ser el uno de la Argentina, ese era mi sueño. Yo, cuando gané la Copa América no dije 'lo logré'. Logré mi sueño. Cada uno se plantea sus objetivos. Yo no rindo si no tengo objetivos, no tengo entusiasmo. Lucho por algo. Por eso, como cada año que me iba a préstamo, me fui del Arsenal, que corté un contrato de cinco años, para irme a jugar al Villa por el sueño de la Selección", expresó el marplatense.

Por último, Martínez destacó que "no es que fue casualidad que tuve un buen año, mentira: hace cinco años que vengo bien. Hace siete años que no me lesiono. Yo podría decir 'no juego y como cualquier cosa...'. No. Yo hago tres veces por semana yoga, pilates, fisio personal, psicólogo personal. Pero alguno dice 'ah no, tuvo un año bueno', como muchos periodistas decían. 'No lo conoce ni Dios, jugó 20 partidos nomás'. Yo vengo creciendo hace siete años para este momento. Por eso jugamos siete partidos y logramos una Copa América. No fue suerte".

Comentá y expresate