Tras fracasar una reunión entre el Sindicato de Guardavidas local y las cámaras empresarias de los balnearios, los trabajadores tenían planificado realizar desde el sábado un paro por tiempo indeterminado, pero el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria y habrá seguridad en las playas.

El organismo nacional hizo lugar al pedido de la Cámara de Balnearios. De todas formas, los guardavidas no descartan realizar manifestaciones en las playas para poder visibilizar el conflicto.

La conciliación se extenderá por 15 días y el Ministerio fijó una nueva audiencia entre las partes para el martes 15 de enero a las 9 de la mañana.

El Ministerio instó a los guardavidas y los empresarios de los balnearios a "mantener la mejor predisposición y apertura para negociar los temas sobre los cuales mantienen diferencias y contribuir a la paz social y a mejorar el marco de las relaciones laborales".

"Los guardavidas reclaman un 40% de aumento y nosotros les ofrecemos un 32%. Tienen una postura inflexible, por ahora no hay negociación abierta. No se trata de una discusión paritaria, sino que ellos plantean una imposición paritaria", dijo el empresario Esteban Ramos.

Por su parte, Luciano Grimaldi, representante de la UGA, explicó: "Nosotros venimos reclamando desde hace rato un aumento salarial que se equipare a la inflación o como mínimo ronde el 40%".

"Los empresarios dicen que no les dan los costos y que no pueden subir las carpas más de un 30 o 35%. Aseguran que no pueden asumir el costo de incrementar un 40% el salario. Los trabajadores consumen productos de la canasta que alcanzaron los índices inflacionarios que superan el 45%", dijo Néstor Nardone, titular del Sindicato de Guardavidas y Afines.

Comentá y expresate