El título hace referencia a quienes adquieren y sostienen en el tiempo el hábito de hacer dietas de todo tipo. El hábito dietante está ligado a rígidas tendencias alimentarias que tienen como objetivo alcanzar estándares de belleza imposibles.

Es muy común escuchar que algún familiar, amigo o conocido está haciendo dieta y naturalizamos que así sea, pero en realidad trae consecuencias negativas para la salud. Por lo general, las dietas suelen ser restrictivas y esto incrementa sentimientos negativos como: ansiedad, preocupación, tristeza, malestar.

Las prohibiciones, a su vez, incrementan el deseo, es por eso que las dietas, son insostenibles en el tiempo y suelen abandonarse.

Las restricciones calóricas son efectivas para reducir el peso pero solamente a corto plazo, al no poder sostenerlo a lo largo del tiempo, se da fin a la dieta, entonces deviene la frustración, acrecentando los sentimientos antes mencionados y así se desencadena el famoso efecto rebote, donde una vez terminada la restricción, a causa del abandono de la dieta, las personas recuperan el peso anterior e incluso lo incrementan, en promedio entre 3 y 5 kilos. Además, se asocian a déficits nutricionales, déficit de vitaminas, minerales y nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo y esto tiene consecuencias desfavorables para la salud.

Al momento de elegir hacer una dieta, cualquiera sea, podemos entrar en un círculo vicioso que, en ocasiones, puede llegar a durar toda la vida.

Lo importante es ser consciente y saber que no hay dietas mágicas, ni productos mágicos, que se trata de dedicarnos tiempo, rutina y adquirir hábitos que colaboren a mejorar nuestra calidad de vida. El desafío, es legalizar el placer en su justa medida, para poder llevar una alimentación completa y adecuada, sin prohibir alimentos, dado que no existen alimentos “buenos” o “malos”; incorporar hábitos saludables para ganar en calidad de vida, manteniendo un peso saludable sin restricciones, recurriendo a profesionales de la nutrición para lograr este objetivo, y de esa manera podremos también, educar a nuestros hijos desde edad temprana en temas de nutrición.

Implementemos definitivamente un estilo de vida saludable para vivir mejor, y no vivamos de dietas rotas.

Lic. Jorgelina Garri

MP 5777

@nutri.jorgelinagarri

Comentá y expresate