Diez vehículos fueron secuestrados este domingo a la madrugada y a la mañana por estar alcoholizados sus conductores, en distintos puntos de la ciudad donde se realizaron controles.

En Colón e Yrigoyen se interceptaron 155 rodados y hubo seis personas que tenían más de 0,5 miligramos de alcohol en sangre, lo que permite la ley. Por ese motivo, se procedió al secuestro de vehículo y licencia de cada uno.

El que mayor medida registró fue de 1,53, más del triple de lo posible. Además, hubo 19 casos de alcoholemia positiva, pero inferiores a 0,50. En el operativo participó personal de la Policía Bonaerense y de Tránsito de la Municipalidad.

En simultáneo, otro procedimiento tuvo lugar en Champagnat y Alvarado, donde los agentes detectaron a un motoclicista que conducía alcoholizado, con 1,45 miligramos de alcohol en sangre.

Por último, en otro sector de la ciudad fue interceptado un conductor de un Fiat que realizaba “maniobras sospechosas” que tenía 1,61 g/l en sangre. Y lo mismo ocurrió esta mañana con una moto en Carballo y Coelho de Meyrelles, y con un auto cuyo conductor pasó varios semáforos en rojo en la avenida Fortunato de la Plaza y se negó a hacerse el test.

Embed

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate