Un adolescente de 16 años murió de asfixia al quedar atrapado en el asiento de atrás de su camioneta, buscaba su equipo para jugar al tenis. La butaca se dobló y se incrustó sin posibilidad de moverse. Pese a que pudo llamar al 911, cuando la policía llegó ya había fallecido.

"Voy a morir. Probablemente no me queda mucho tiempo, así que dígale a mi mamá que la quiero. Esto no es una broma", fue el mensaje que dio KylePlush a una operadora mientras permanecía atrapado debajo del asiento trasero de la Honda Odyssey en el estacionamiento del campus de Seven Hills School's Hillsdale en Cincinnati, Ohio, EEUU.

Embed

El adolescente llegó a hacer dos llamadas al servicio de emergencia en la que se entrecortaba su voz. En la grabación se puede escuchar que tiene problemas para respirar y que da algunos golpes para intentar escaparse.

El cuerpo de Kyle fue encontrado después de que falleciera de «asfixia debido a la compresión del pecho».La policía lo buscó en el área, pero no pudo encontrarlo hasta que la familia lo rastreó utilizando una aplicación en su teléfono. Su muerte fue declarada accidental.

Comentá y expresate