Cinco días después del crimen de Miguel Quintana, el hombre de 57 años asesinado de una puñalada en el barrio Cerrito Sur, la Justicia de Garantías del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil dispuso la prisión preventiva para la menor de 17 años acusada por el homicidio.

Asimismo, la jueza Mariana Gulminelli ordenó que se le realicen estudios sociales, psicológicos y psiquiátricos a la menor, para establecer la magnitud de la problemática de adicciones que padece. De confirmarse esa situación, la menor será internada en un instituto de adicciones, donde cumplirá la prisión preventiva.

Mientras tanto, la menor permanece internada en el Instituto Cerrado de Merlo, uno de los lugares dispuestos por la provincia de Buenos Aires para las mujeres menores en conflicto con la ley.

Miguel Quintana fue asesinado el último jueves en una casa ubicada en Azopardo al 4600. Según la reconstrucción del hecho que hicieron los investigadores, la menor mató al hombre de una puñalada en el tórax.

Comentá y expresate