La actual crisis política y económica se parece a una serie mezcla de ciencia ficción, terror y tragedia griega, la cual tiene un final incierto. Ningún analista político y económico se anima siquiera a escribir los últimos capítulos.

Lo que sorprende de esta nueva crisis política, cambiaria, financiera, inflacionaria y de endeudamiento es la dinámica y virulencia de los últimos días donde en poco más de un mes el dólar paralelo pasó de 200 a 338 pesos. Una de las mayores subas del precio del dólar de la historia en lo que respecta a la velocidad y al aumento.

El viernes 1 de julio, día anterior a la renuncia de Martin Guzmán, el dólar blue valía 240 pesos y hoy vale 338, el dólar CCL costaba $250 y ahora vale $322 y el dólar MEP pasó de 248 a 315 pesos. Los depósitos en dólares cayeron unos USD 500 millones y el riesgo país, como producto de la estrepitosa caída de los bonos de la deuda en dólares reestructurada, pasó de 2350 a 2959 puntos básicos.

Los principales analistas del mercado financiero local y de Wall Street sostienen que a más tardar el lunes próximo el Gobierno debería anunciar medidas contundentes en el plano fiscal monetario y cambiario.

Un adelanto de lo que puede venir es la nueva resolución del BCRA de restringir las operaciones de las empresas que operan en el mercado único y libre de cambios al incluir las tenencias de los CEDEAR dentro del tope de 100.000 dólares que pueden tener aquellas empresas que acceden al mercado del dólar oficial. Esa medida logró bajar las cotizaciones de los dólares financieros alternativos el viernes.

image.png

Otra de las opciones sería un endurecimiento del cepo cambiario para restringir la salida de dólares en caso que la Comisión Nacional de Valores (CNV) y el BCRA restrinjan nuevamente las operaciones con dólares financieros alternativos.

Entre las alternativas que se evalúan en el mercado financiero también aparece la posibilidad de una devaluación del peso ordenada como la que realizaron Axel Kicillof y Juan Carlos Fábrega en enero del 2014, pero ésta tendría muy bajas probabilidades de ocurrir.

El 23 de enero de ese año el ex ministro de Economía y el entonces presidente del BCRA, con la autorización de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, realizaron una devaluación ordenada del peso de un 25%, llevando el valor del dólar oficial de 6,50 a 8,125 pesos, y pudieron frenar la corrida cambiaria de ese entonces. La gran duda de los analistas es si el presidente del BCRA, Miguel Pesce, y la ministra Batakis se animarán a tomar una medida de este estilo para descomprimir la presión del mercado cambiario.

El desdoblamiento cambiario es otra de las alternativas que se maneja en los ámbitos políticos y de las empresas para reducir la brecha cambiaria. Esto implica tener un dólar comercial más barato para los importadores y un dólar financiero más caro para los exportadores y para el turismo de argentinos al exterior, donde la diferencia cambiaria se la quedaría el BCRA mientras que en la actualidad se la apropia el mercado financiero a través de las operaciones con dólares financieros alternativos.

Además, el BCRA buscaría encarecer el llamado “dólar turista” que utilizan los argentinos para sus compras con tarjetas en el exterior por el que pagan unos 240 pesos que, de acuerdo a fuentes cercanas al equipo económico, “está casi regalado frente al dólar blue”.

Ese valor surge de un dólar oficial de 135 pesos al que se le aplica el 30% del impuesto País y el 45% de retención de Impuesto a las Ganancias, pero si luego la persona logra el reintegro de la AFIP del 45 por ciento el viajero termina pagando un dólar de unos 180 pesos. También circula el rumor de un ajuste fiscal que se centraría una fuerte reducción de las transferencias de fondos discrecionales que se hacen a las provincias desde el ministerio del Interior.

image.png

Cuando asumió este gobierno en diciembre de 2019 el dólar oficial costaba 60 pesos, no había dólar paralelo y la inflación anual era del 50%. En la actualidad el dólar oficial vale 135 pesos, el dólar paralelo 337 pesos y la inflación anual llega al 80%. En diciembre de 2019 con un billete de 1.000 pesos se compraban 15 dólares en el mercado paralelo y hoy solo se pueden comprar 3 dólares.

Los tristes recuerdos de crisis terminales que aparecen en la memoria argentina son: el Rodrigazo de septiembre del '75, que terminó en el golpe de estado de marzo del '76 y la hiperinflación del 5000% anual de julio del '89, que provocó la entrega anticipada del poder del radical Raúl Alfonsín al justicialista Carlos Menem seis meses antes de las elecciones generales. Por último tenemos el final de la Convertibilidad, que provocó la trágica renuncia de Fernando De la Rúa a fines de diciembre de 2001 cuando el dólar pasó de 1 a 4 pesos. Ninguna parecida a la anterior, todas con graves consecuencias para la sociedad, en particular la última. Esta no se parece a ninguna de las tres.

A diferencia de las anteriores, en esta crisis la pobreza es récord. En el '75 era solo 3% de la población. Es probable que con la suba de la inflación a fin de año la pobreza llegue al 50%. La foto de hoy muestra un BCRA que tiene muy pocas reservas internacionales líquidas y una deuda pública total que llega casi a los 400.000 millones de dólares. Esa deuda es 4 veces superior a la del default del 2001, que llegaba a los 100.000 millones de dólares.

Esta corrida cambiaria es muy diferente a las anteriores por todos los desequilibrios que se observan. Tiene desequilibrio monetario con récord histórico de emisión de pesos, desequilibrio en el mercado cambiario con una brecha del 150% entre el dólar oficial y el dólar paralelo o ilegal, cómo gusta llamarlo el Gobierno, y desequilibrio fiscal con un déficit primario que superará la meta del 2,5% del PBI comprometida con el FMI. Lo concreto es que Batakis y Pesce no tienen mucho tiempo para frenarla.

De acuerdo a los trascendidos en el mercado financiero, las nuevas medidas económicas que estarían preparando la ministra de Economía Silvina Batakis y el presidente del BCRA Miguel Ángel Pesce para frenar la corrida cambiaria se anunciarían después de este fin de semana.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate