Aunque la Conmebol anunció que la revancha de la final de la Copa Libertadores se jugará fuera de la Argentina, el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio, se resiste y anunció una fuerte carta a favor de mantener la localía.

"Nuestra posición es jugar en River. Un allegado del presidente de la Nación me hizo llegar que Macri tenía el interés de que el partido se jugara el domingo. Lo digo porque sé quien me lo dijo. El segundo tema es que Macri quiere y pretende que se juegue en River y que va a haber seguridad para que se juegue en River. Creo que son temas muy importantes porque aparte estamos ante el G 20 ahí nomás. Y en este G 20, Argentina va a estar en el mundo y se lo va a ver. Será un éxito y el mundo se enterará lo que pasó. Entonces, si podemos hacer un G 20, ¿cómo no vamos a poder hacer un partido? Sería el broche final para demostrar que lo que ocurrió el sábado no es algo que no podemos solucionar", dijo el dirigente. "Macri nos da todo el apoyo para que la seguridad esté", agregó.

"No soy vocero del presidente de la Nación, te digo la información que he recibido", reveló en diálogo con el periodista Jonathan Viale, en radio La Red.

"Creo que no nos pueden vencer. Me metí en River para cambiar esto. Si nos vencen en esto estamos perdidos", explicó en su postura contra la violencia.

"El presidente de la Conmebol tiene la posición de jugar en el exterior. Definen ellos, pero nosotros no tenemos por qué no expresar que por culpa de 600 personas... Acá hay 66.000 personas que compraron una entrada en la cancha, y hay una ventaja deportiva, ¿por qué me van a sacar? ¿Por qué no se puede hacer un partido de fútbol? Lo comprendo a Domínguez (presidente de la Conmebol) por lo que vivió, estoy de acuerdo con él en que hay que bajar los decibeles. La gente se vuelve loca", agregó.

"No digo que le roban la localía a River, le están quitando a 66.000 personas el espectáculo. Esta Copa ya perdió brillo, ¿qué necesitamos? Darle el brillo adecuado. No puede ser que River-Boca no se pueda jugar porque falló un sistema de seguridad. Si había seguridad esto no pasaba, los locos que estaban ahí adentro no hubiesen estado", agregó.

Le preguntaron por la probable sede en Asunción. "Yo desde que volví de Paraguay no me dieron ningún país para jugar el partido. No tengo información. ¿Por qué se va a jugar en Asunción? Le pregunté a Domínguez en qué país se puede jugar y me dijo que no está decidido", respondió.

"La nota que nos dio Domínguez tiene entre sus articulados que se juega en el exterior. Hasta ahora sólo dijo que se jugaría un sábado o domingo (8 ó 9), a referéndum de lo que diga el Tribunal. Lo vi duro, pero creo que cuando vea lo del G 20 se dará cuenta de que podemos organizar el partido", explicó.

Además, opinó sobre la postura de Boca de reclamar el título de campeón y la descalificación de River, lo que había considerado una "traición", en una entrevista el último domingo. "Angelici me dice que tiene un compromiso con sus socios. Yo la tengo clara, este partido hay que jugarlo. No hay una culpa nuestra, falló el sistema de seguridad".

"El giro de Angelici me sorprendió, acordamos jugar con él y Domínguez. Cuando nos informó el domingo que los jugadores no estaban bien, dijimos: 'Posterguémoslo'. Me sorprendió que de la noche a la mañana pidió que descalifiquen a River".

Comentá y expresate