Un motochorro murió y otro resultó herido, luego de robarles un teléfono celular a dos bailarinas que iban en un auto, quienes los persiguieron y arrollaron con el coche, en el barrio porteño de Balvanera.

Fuentes policiales informaron que el hecho se produjo este martes por la madrugada en la calle San Luis al 3100 cuando Cecilia Rivas, de 32 años, una profesora de "pole dance" y modelo, manejaba un Peugeot 207 e iba acompañada de Roxana Susterman, de 39, quien también se dedica al mismo tipo de baile.

Las mujeres dejaron la ventanilla del vehículo baja y los dos sujetos le arrebataron el teléfono celular a una de ellas.

Fue entonces cuando se produjo una breve persecución que terminó cuando la moto de los delincuentes perdió el equilibrio, chocó contra un Renault Megane que estaba estacionado, cayó y los sujetos fueron arrollados por el vehículo de las modelos.

Como consecuencia de ese incidente, uno de los asaltantes, identificado como Oscar Oronona, de 44 años falleció en el acto, a pesar de la atención que recibió por parte del personal del SAME, mientras que su cómplice, Julián Cardozo, mayor de edad, resultó gravemente herido y fue trasladado al Hospital Ramos Mejía, con neumotórax por fractura de costillas.

Rivas escribió luego en su cuenta de Facebook que no dará declaraciones a la prensa hasta que así lo dispoga su abogado.

Embed

Por su parte, Susterman afirmó estar bien y agradeció a todos sus seres cercanos por el cariño.

Embed

Luego del accidente, efectivos de la comisaría 9na de la Policía de la Ciudad pudieron recuperar el teléfono celular que se encontraba en poder de los delincuentes.

Fuentes judiciales informaron que de acuerdo con las pericias, la moto habría perdido el control a raíz de un toque que le provocó el auto de las vedettes, aunque ellas dijeron que no chocaron a los "motochorros" ni tuvieron la intención de hacerlo.

Investiga el hecho efectivos de la comisaría 9na y la causa, caratulada como "Homicidio Culposo", está a cargo del Juzgado Criminal y Correccional número 19, a cargo de Diego Slupski, Secretaría número 159 de Delfina María Wüllich.

Comentá y expresate