El hombre vio llegar a los efectivos y empezó a los gritos: "¡Policía! ¡Policía!". Desesperado, salió corriendo y entró a la casa. Adentro estaba otro hombre que intentó descartar la droga, pero el plan falló: los dos fueron detenidos.

Ocurrió durante un allanamiento ordenado por el fiscal de Estupefacientes Gastón De Marco y la Justicia de Garantías que se realizó el jueves por la tarde en una casa de Don Orione y Guiraldes, en el barrio Juramento.

La investigación de la fiscalía y la comisaría quinta arrancó a principios de febrero e incluyó tareas de inteligencia, filmaciones y fotos que permitieron identificar a uno de los hombres que vendía droga.

Los investigadores secuestraron 14,9 gramos de cocaína en dos envoltorios que fueron arrojados por uno de los detenidos a una casa lindera y un envoltorio debajo de la mesa de luz con un peso de 14,5 gramos. En la mesa de luz también secuestraron una bolsa con material de corte de 6,9 gramos y en el tacho de basura varios envoltorios vacíos y recortes de nylon.

Los dos hombres permanecen detenidos en la cárcel de Batán y este viernes fueron trasladados a Tribunales para prestar declaración. Según trascendió, deslindaron su responsabilidad y el fiscal De Marco pidió al juez de Garantías que convierta la aprehensión en detención.

Comentá y expresate