La dirigencia de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y de la Sociedad Rural Argentina (SRA) anunciaron que se retiran del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), un espacio que conforman más de 60 entidades que forman parte de la cadena agroindustrial. Esta salida se da en medio de los cruces con el Gobiernopor las exportacionesde carne y la salida de un técnico de la Mesa de Enlace para asumir como Secretario de Agricultura.

El CAA funciona como interlocutor con el Gobierno para resolver problemas con el sector agroindustrial.

"Hemos remarcado los desequilibrios internos entre los actores de las cadenas con una exigua participación de los productores, lo cual impedía la necesaria creación de confianza”, dice el comunicado de Confederaciones Rurales Argentinas. Además aclara que “las pocas medidas tomadas en relación al CAA, han sostenido las diferencias y han significado un severo perjuicio a la producción primaria”.

El comunicado también expresa el descontento de algunas medidas del Gobierno en los últimos meses: “los perjuicios recayeron sobre los productores representados legítimamente por nuestra entidad. Es por eso que ameritan que nos desvinculemos de dicho Consejo, más aún cuando regirán restricciones a las exportaciones de cortes de carne vacuna hasta 2023, a contramano de los propósitos de la creación del CAA”.

image.png
Confederaciones Rurales Argentinas y Sociedad Rural Argentina sostienen que no se encontraron los consensos necesarios con el Gobierno.

Confederaciones Rurales Argentinas y Sociedad Rural Argentina sostienen que no se encontraron los consensos necesarios con el Gobierno.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, sostuvo que en el marco de no haber podido encontrar los consensos necesarios dentro de este espacio, “la entidad ha decidido retirarse de dicha iniciativa”, y señaló que se continuará trabajando para alcanzar reglas claras y de largo plazo con el objetivo de darle sostenibilidad a la producción agropecuaria.

“Entendemos que el funcionamiento adoptado en las últimas semanas no es el que aspiramos los productores”, afirmó el dirigente de la Sociedad Rural Argentina.

Los motivos

Esta decisión de Confederaciones Rurales Argentinas y la Sociedad Rural Argentina se aceleró en las últimas semanas con la implementación del nuevo esquema de exportaciones de carne vacuna, y ante el avance del ministerio de Agricultura de impulsar la creación de un fideicomiso para que se subsidie a molinos harineros y avícolas con dinero del trigo y maíz, y que seguramente será descontado a los productores. A eso se suman las limitaciones a las exportaciones de trigo y maíz, mediante los “volúmenes de equilibrio” que fueron reglamentados por la cartera agropecuaria.

image.png

“La idea de generar un gran acuerdo entre sectores productivos primarios y la industria ha sido históricamente mirada con generosidad e interés por nuestra entidad. Por ello apreciamos como una idea feliz aquella que derivó en el llamado Consejo Agroindustrial Argentino, que tuviese una muy publicitada presentación ante el Gobierno Nacional y los distintos actores políticos”, dice el comunicado de CRA difundido.

También explican que Confederaciones Rurales Argentinas se sumó al CAA “coincidiendo y aportando para crear un marco de estabilidad fiscal y financiera sectorial hasta el 2030″, que quedó plasmado en el proyecto que ingresó a Diputados a fines del año pasado y en donde no se planteaba el tema de las retenciones, que es un reclamo histórico de los productores.

El malestar en el interior de la producción agroindustrial creció cuando el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, dijo que el trigo, el maíz y la carne son "bienes culturales" durante la presentación del proyecto en Casa de Gobierno el pasado septiembre. Luego, los mercados fueron intervenidos y comenzó a aumentar el rechazo de las entidades del campo, cosa que se mantiene hasta hoy en día.

Comentá y expresate