Dos jóvenes violaron a una mujer en un boliche y tras cometer el hecho lo “festejaron”, una imagen que quedó registrada en las cámaras de seguridad del local bailable. Se trata de Lorenzo Costanzo de 26 años y Ferdinando Orlando de 25, dos italianos que fueron declarados culpables por abusar sexualmente de una chica en apenas seis minutos después de conocerla. La joven, además, estaba alcoholizada.

Embed

Todo sucedió en el club nocturno West End de Londres, en febrero de 2017. Los abusadores se acercaron a la joven, que estaba visiblemente borracha. Entre los dos empezaron a besarla y seis minutos más tarde la llevaron a una sala de mantenimiento, donde la violaron de forma tan salvaje que la víctima perdió 230 mililitros de sangre por las lesiones internas y tuvo que ser operada.

Una cámara de seguridad registró el momento en que los hombres salieron de la sala sujetando a la chica, 16 minutos después, le colocaron bien el vestido y la hicieron entrar en los baños para mujeres. Luego los jóvenes salieron a la puerta del club, se pusieron a ver el contenido de sus celulares, chocaron las manos, se abrazaron y se fueron, explicó la fiscal Alison Hunter después de haber visto la grabación, según informa The Sun.

La victima necesitó ayuda para ser trasladada al hospital y el médico que la atendió admitió que nunca antes había visto una "lesión tan inusualmente grave" como en esta ocasión.

Este martes, los dos hombres fueron declarados culpables de violación en Isleworth Crown Court, Londres. Costanzo reaccionó mal, golpeándose la cabeza al escuchar el dictamen, por lo cual fue llevado a un hospital.

La chica violada le dijo a la policía: "Recuerdo que estaba muy borracha y a duras penas podía andar. Sufrí muchísimo las agresión". Los médicos comprobaron que tenía lesiones en las piernas, en el cuello y en el hombro.

Los violadores dejaron Londres después del ataque y volvieron a Italia para esconderse. Pero Constanzo regresó en marzo del año pasado a Inglaterra para ver un partido de fútbol y fue arrestado en el aeropuerto. Orlando fue contactado por la Policía y también voló al Reino Unido, donde se realizó su detención, según publicó Clarín.

Durante el juicio, los acusados sostuvieron que el sexo fue consentido, pero la Fiscalía rechazó el argumento porque la víctima estaba ebria y no accedió voluntariamente a mantener relaciones sexuales.

Comentá y expresate