La policía detuvo a una mujer de 39 años y a su madre, de 55, acusadas de apuñalar a uh hombre que hasta hace poco fue pareja de la primera y a quien esta acusa de haber abusado sexualmente de su hija, hecho que habría acontecido el año pasado y del que tomó conocimiento en las últimas horas.

La víctima del ataque fue asistida por un equipo de emergencias médicas y trasladada al Hospital Interzonal General de Agudos. Allí le realizaron curaciones y suturas en profundas heridas provocadas con un arma blanca. Ninguna de ella reviste mayor gravedad.

Fuentes policiales confirmaron que las imputadas por esta agresión quedaron alojadas en el destacamento femenino de la vecina localidad de Batán y a disposición del fiscal Fernando Castro, que en el transcurso de esta jornada iba a tomarles declaración indagatoria bajo cargos de tentativa de homicidio.

El disparador del hecho habría sido que la más joven de las hoy detenidas escuchó por primera vez y con un relato creíble la versión de un abuso sexual de su hija, menor de edad, a manos de quien había sido su pareja, un hombre de 49 años de quien no trascendieron datos filiatorios. Entonces salió decidida a hacer justicia por mano propia.

Un llamado al servicio 911 – que habría sido realizado por su madre- advirtió que algo grave podía suceder en el domicilio del sospechado de violación, que vive en el barrio Nuevo Golf. Al llegar al lugar los policías encontraron a la víctima herida, tendida en el piso, y a la agresora con un cuchillo todavía en su poder. Cuando lograron reducirla, la madre de ella también apuñaló al hombre con otra cuchilla.

En el lugar del hecho se pudieron secuestrar ambas armas utilizadas por las dos imputadas para atacar a quien, sospechado de abuso sexual de una menor, permanece en el hospital con custodia.

Comentá y expresate