Dos hermanos de 5 y 7 años convivieron con el cadáver de su abuela durante una semana. La mujer, de 71 años, falleció de manera repentina y los menores no encontraron las llaves para salir de la casa ni pudieron desbloquear el teléfono celular de la mujer para pedir ayuda.

La dramática historia ocurrió en Texas, Estados Unidos. La abuela murió por causas naturales, según dijeron los investigadores.

Fueron los maestros de la escuela a la que los menores asisten los que alertaron a las autoridades policiales después de que se ausentaran por varios días a clases. Cuando los efectivos llegaron a la casa y lograron ingresar, los menores explicaron que la mujer estaba “como desmayada” en el suelo. La autopsia confirmó que el deceso fue por causas naturales.

Luego de que la noticia tomara relevancia pública, el jefe de Policía del pueblo de Talty, Bill Carmack, contó que los menores tenían miedo de salir porque no conocían a sus vecinos y por eso decidieron quedarse. Además, detalló que lograron sobrevivir porque en la casa había bastante comida y se alimentaron de eso.

La titular del Distrito Escolar Independiente de Forney, Kristen Zastoupil destacó el trabajo realizado por los maestros de los hermanos: “Ellos sabían que algo no estaba bien. Estaban acostumbrados a comunicarse seguido con la abuela, por eso cuando no obtuvieron una respuesta sabían que algo estaba mal”, señaló.

Además, consideró que los nenes “son héroes” y agregó: “Esta noticia fue muy desgarradora, ahora solo piensan en los chicos”.

Taylor vivía con sus nietos desde hacía un año y había iniciado el proceso legal para tenerlos a cargo. Si bien no trascendió información sobre los padres biológicos, sí se supo que ahora un tío de los chicos intentará adoptarlos.

Las autoridades aclararon que los chicos se encuentran en buen estado de salud y ahora permanecen al cuidado de los Servicios de Protección Infantil, que se encargará de buscarles un hogar de tránsito hasta que los adopte su familiar.

Comentá y expresate