Hasta mitad de la semana pasada el Correo Argentino no disponía de todos los kits censales necesarios, informaron desde Minuto de Cierre. El vocero del correo oficial desmintió la información, aunque ante la consulta sobre cuántos kits censales eran necesarios, y cuántos les habían llegado, su respuesta fue la siguiente: “Llevamos adelante la distribución de 460.000 cajas a nuestras 30 plantas en el interior del país, para luego hacer el traslado a los 6.500 destinos finales. Para esta operación de gran escala están afectados alrededor de 1.600 trabajadores y trabajadoras telepostales, y tenemos abocados más de 1.500 vehículos. Actualmente restan distribuir 9.000 cajas censales destinadas a la Provincia de Buenos Aires”.

Sobre la cantidad de kits, ninguna precisión. Los mismos, agrupados en bolsas ecológicas de tela, tienen lo básico y necesario: cédulas censales (una por familia), lápices y lapiceras, un cuaderno, elementos de higienización anti-COVID, entre otros elementos. El problema, según diversas fuentes consultadas, y con datos que apuntan desde hace meses, es la capacidad técnica y económica de los ganadores de la licitación, la unión transitoria de empresas (UTE) conformada por las firmas Kollor Press y Modoc.

Precio, cantidad y el viejo truco de las licitaciones públicas

“Lo que no ajusta por precio, ajusta por cantidad”, es una de las máximas de economistas de todas las tendencias. En el caso del Censo Nacional, los problemas parecen ser ambos. En cuanto al precio, porque la UTE Kollor-Modoc ganó la licitación ofreciendo más de $ 4.300 millones, cuando las demás ofertas superaban los $ 6.000 millones.

El método es tan viejo como la obra pública y las licitaciones del Estado argentino. Se ofrece un precio sorpresivamente bajo, siempre con el lobista adecuado, que luego conseguirá las consabidas redeterminaciones de precios. Así se ganan licitaciones. El problema es que, en este caso, además del ganador hubo otros actores que recibieron propuestas indecentes para ganar la realización del Censo Nacional, y estarían dispuestos a encolumnarse tras una demanda judicial de Boldt, la gran perdedora, que además tenía la mayor capacidad técnica para este trabajo.

Los accionistas y directivos de Boldt, aunque no realizan ningún tipo de declaración –ni on ni off the record-, están tan seguros que el ganador (Kollor-Modoc) no fue justo que, para presentar una impugnación administrativa ante la Jefatura de Gabinete de Ministros, pagaron un seguro de caución por $ 130 millones. El área conducida por Juan Luis Manzur tuvo una actitud muy típica de este gobierno: nunca contestó la impugnación de Boldt, ni positivamente ni negativamente. Con el procastinamiento propio de la “Era Alberto”, dejó el tiempo pasar mientras se acerca la realización del censo.

En las próximas semanas, si los argumentos de la impugnación son correctos –capacidad económica y técnica de los ganadores-, se notará drásticamente si Kollor-Modoc no llegan a imprimir las cédulas censales necesarias. Aunque también esto podría disimularse si le piden ayuda justamente a competidores -¿o serán amables colegas?- que quedaron en el camino y les hubiera gustado ganar esta licitación.

Si, en cambio, la falta de capacidad no sea técnica sino económica también se notará, pues hasta ahora sólo se pagó como adelanto el 20% -alrededor de $ 860 millones- del presupuesto total. Además, la perdedora Boldt presentó una impugnación administrativa, con distintos argumentos contra la UTE Kollor-Modoc. Esa impugnación nunca fue contestada por el Indec, que simplemente dejó pasar el tiempo y el censa nacional ya está encima. Si todo esto afecta o demora la realización del censo nacional, habrá un problema más en puerta entre albertistas y kirchneristas.

Como se supo la última semana, el apellido Lavagna circuló para desplazar a Martín Guzmán del Ministerio de Economía. Se habló de Roberto, como es lógico, aunque esté prácticamente retirado y cerca de los 80 años; pero también se mencionó a Marco, director del Indec que venía cumpliendo prolijamente su trabajo al frente del organismo. Hasta la cuestionada licitación del censo.

Fuente: Minuto de Cierre

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate