El sábado pasado se produjo sin dudas uno de los momentos más complicados de este año difícil para Mirtha. Fue cuando le respondió una pregunta de Marcelo Polino -uno de sus invitados - sobre su continuidad en el verano de sus clásicos almuerzos. La estrella del canal se despachó con una sorpresiva respuesta: “Me ofrecieron hacer el programa todos los días, durante todo el año, a las 14.30”.

Esa revelación generó un revuelo enorme en El Trece, ya que Legrand contó una conversación privada de ella con las autoridades del canal, que provocó el malestar de los integrantes del ciclo El diario de Mariana, ya que todos se enteraron en ese momento del posible levantamiento del magazine a fin de año.

Mirtha llamó a Adrian Suar, gerente de contenidos del canal, para disculparse. Pablo Codevilla habló con Nacho Viale quien habría contestado: “estoy de viaje, por eso no pude frenarla”. Y el lunes Mariana Fabbiani reunió a su equipo en su camarín para blanquear la situación, acelerada por los dichos de La Chiqui, situación que aún no estaba decidida.

Pero esta situación generó un fuerte malestar en Mariana Fabbiani, quien sintió en los dichos de su colega algo personal en contra de ella. La conductora del magazine de El Trece siempre tuvo una relación afectuosa con Mirtha. Es más, el año pasado al cumplirse los 50 años de los almuerzos, Fabbiani fue una de las encargadas de “recrear” alguno de los momentos más importantes de la carrera de la diva en los legendarios almuerzos.

Mirtha Legrand viene de semanas agitadas fruto de algunos exabruptos, entre preguntas y declaraciones, que molestaron a sus colegas.

Mirtha se dio cuenta el dolor que había causado y el lunes le pidió a un productor suyo que consiguiera el celular de Mariana. El llamado finalmente se realizó el martes pero Fabbiani no contestó de inmediato, a pesar que sabía que la que llamaba era Mirtha.

Finalmente Mariana atendió el celular y comenzó su charla con Mirtha. La diva lo primero que hizo fue disculparse por haber contado detalles de su charla con las autoridades de El Trece e insistió de que nunca tuvo mala intención y que no sabía el revuelo que se iba a armar. Fabbiani la escuchó con atención y, a pesar de mantener siempre la cordialidad en el tono, le hizo saber que sus palabras cayeron muy mal dentro de su grupo de trabajo que la obligó a ella a tener que contar una charla con la gerencia que aún no estaba definida. Lo peor es que por “esa declaración”, varios integrantes del programa se sintieron muy ninguneados por Mirtha, hasta incluso maltratados.

Recordemos que Mariana Calabró tuvo palabras muy fuertes contra Legrand. “Me sorprendió el acto de egocentrismo, porque salir a contar que hubo una oferta donde hay gente laburando, y encima darte el lujo de decir que la rechazaste. Es egocentrismo liso y llano", expresó. “Lo del domingo me sorprendió. No sé si hay muchos antecedentes en la televisión de una conductora diciendo que le ofrecieron el horario de otra con tanto detalle. Entiendo que Mirtha necesitó ponerse en un lugar de ser la requerida por el canal, pero faltó que dijera que vayan sacando las cosas de Fabbiani”, enfatizó.

Luego de escuchar todos los reclamos de Mariana, en la charla telefónica Mirtha se excusó: “Lo conté porque me dijeron que tenías una oferta superadora para el año próximo, un gran proyecto, por eso lo dije, te pido perdón Marianita”.

Comentá y expresate