El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, acompañado por el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, aseguró que el acuerdo alcanzado con el FMI "refleja el apoyo de la comunidad internacional a la Argentina".

"Es una muy buena noticia, estamos muy contentos", sostuvo Dujovne sobre el préstamo de 50 mil millones de dólares acordado con el organismo, mediante un programa stand-by, a 36 meses.

En sintonía con el discurso del Gobierno desde que se anunció el acuerdo con el Fondo, el funcionario reiteró que "no hay magia, el FMI nos puede ayudar pero resolver los problemas depende de nosotros" y que decidieron acudir a esta ayuda "de forma preventiva, para evitar una crisis".

"Sabíamos que si esperábamos y se seguían acumulando presiones era probable que pidiéramos el apoyo de la comunidad internacional más tarde, pero para reparar un daño ya producido. Actuamos con muchísima premura, siempre pensando que tenemos que evitar crisis porque las crisis han generado pobreza", explicó y agregó que "el objetivo fundamental" es construir "un país normal para poder transitar la economía que crece por mucho tiempo, sin crisis".

A raíz de esto, advirtió: "Vamos a crecer menos y tener más inflación de la que pensamos a comienzos de año".

Lo que más destacó Dujovne del acuerdo son "las clausulas de salvaguarda social inéditas" que consiguió la Argentina. Según detalló, "prevé eventuales relajamientos en la meta de déficit para ser aplicado una porción del gasto adicional en programas sociales en caso de que sea necesario intervenir, si el monitoreo nos lleva a querer incrementar nuestro gasto social, como la AUH".

"Estamos convencidos de que vamos por el camino correcto. Logramos evitar una crisis, tenemos un plan consistente y buscamos apoyo para nuestro programa, continuar el que teníamos, que está vigente desde el 10 de diciembre de 2015", completó el ministro.

Comentá y expresate