Cuatro días después de haber anunciado una rebaja de la meta de déficit fiscal para este año, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confirmó que se iniciaron conversaciones con el Fondo Monetario Internacional para obtener lo que calificó como "una línea de financiamiento preventivo" para acotar la volatilidad global que golpea a los activos financieros argentinos y provocó una fuerte depreciación del peso y de los bonos de la deuda.

Dujovne resaltó que el dinero que se obtenga será para poder darle continuidad al programa "gradualista" que está aplicando el gobierno de Mauricio Macri desde diciembre de 2015. Si bien no informó el monto, (las versiones apuntan a entre 20.000 y 30.000 millones de dólares), el funcionario afirmó que será un monto de crédito a tasas más baratas que las que Argentina podría obtener en los mercados financieros, tal como lo ha venido haciendo hasta ahora.

Entre otras cosas, explicó: “Hay un cambio en el contexto internacional y estamos expuestos a la volatilidad. Hoy complementamos los anuncios de recorte del gasto y suba de tasas de interés de corto plazo. Hemos decidido buscar financiamiento preventivo para dotar de estabilidad al mercado”.

“El FMI apoya nuestro gradualismo, nuestro programa y cómo lo estamos haciendo. La mejor manera de proteger el crédito del sector privado es tomar estos fondos del FMI, para mantener abierto el financiamiento a las empresa y las familias”, agregó.

Y aseguró: “Estamos hablando de un FMI distinto al de los 90. El FMI ha aprendido de las lecciones. Estoy seguro de que vamos a poder avanzar con una ayuda que nos permitirá avanzar con nuestro programa”.

Para el ministro, se tomará “el financiamiento más barato” disponible, “a tasas inferiores a las tasas de mercado”. “No aumenta el endeudamiento, porque reemplaza otro financiamiento que hubiéramos tomado a tasas más altas en el mercado”, enfatizó.

Comentá y expresate