"La economía argentina está en recesión y va a estar en recesión durante un tiempo". Crudo, sin vueltas, el ministro de Hacienda reconoció públicamente los problemas que tiene el país y las dificultades que estarán vigentes durante los próximos meses en la Argentina.

Pese a este panorama complejo, el funcionario que negoció y firmó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional resaltó la figura del presidente Mauricio Macri como "un piloto de tormentas que ha decidido avanzar con las medidas que hacían falta para acelerar el camino hacia un equilibrio fiscal".

Con la misma franqueza, Dujovne reconoce que no está prevista una ayuda excepcional a los jubilados ni un programa de emergencia de reactivación. La esperanza –explica– es que el país salga fortalecido de este proceso, con una economía más sana que de una vez por todas comience a ganarle la batalla a la inflación.

En esta nota, la transcripción de la entrevista realizada por Luis Novaresio en radio La Red.

—Primer día del sistema de flotación, con bandas, ¿lo consideran exitoso? ¿Cómo lo evalúan?

—Fue un buen día para empezar. El sistema funcionó; se hizo una primera licitación de las letras de liquidez que emite el Banco Central para ir retirando pesos. Fue un día de estabilidad cambiaria. Queremos ir reforzando el concepto de que la base de una moneda sana y la estabilidad cambiaria vienen de la mano de la fortaleza del peso y no de una política de intervención.

Se trata de eso, cambiar las condiciones de cómo funciona el mercado monetario de manera tal de dar la señal de que la emisión de pesos va a estar totalmente controlada por un período largo, hasta junio del año que viene. La cantidad de dinero no va a crecer por ningún motivo. Hasta ahora lo que estaba claro era que no podía crecer porque no íbamos a financiar desde el Central al Tesoro; ahora no puede crecer por ningún otro motivo.

Si vencen Lebacs, y no se renuevan, hay que retirarlas de otra manera, y eso da una certidumbre a los que tienen pesos de que los pesos que hay circulando siempre son los mismos. Eso tiende a fortalecer la moneda después de meses de volatilidad.

—Sandleris en las últimas semanas dijo que "ni loco" compraría dólares, ¿comparte eso?

—Es una opinión del presidente del Central, Sandleris. Comparto con Sandleris en que tenemos un tipo de cambio en niveles extremadamente competitivos. Hoy la Argentina tiene uno de los tipos de cambio ajustado por inflación más competitivos de los últimos 10/12 años. Por otro lado, junto con eso, estamos implementando una política monetaria muy dura, muy sana, que tiene que tender a fortalecer la moneda.

—El Presidente de la Nación definió como "momentos difíciles" los que vienen; se habla de una recesión, de un enfriamiento de la economía. A la par de esto, que es el plan para estabilizar la macro, en lo que es la micro, con la caída de las actividades (consumo, compras y demás), ¿tienen previsto algún tipo de proyecto para reactivar?

—Hay algo que es inevitable: estamos atravesando una recesión. La Argentina este año tuvo un conjunto de eventos: la sequía, la volatilidad internacional que llevó a la salida de fondos de países emergentes que a nosotros nos pegó muy fuerte porque realmente no habíamos terminado de corregir los desbalances de nuestra economía… La crisis de los cuadernos: cuando Brasil enfrentó una situación similar, su economía se contrajo durante dos años seguidos a una tasa muy muy fuerte. No son eventos que podemos minimizar y tenemos que convivir con los efectos de los shocks que hemos atravesado.

La economía argentina está en recesión, va a estar en recesión por un tiempo. Lo importante es que tenemos un piloto de tormentas, el presidente, que realmente con mucha valentía ha decidido avanzar en las medidas que hacían falta para estabilizar la situación, que es acelerar el camino hacia el equilibrio fiscal, por eso la Argentina tiene hoy un proyecto de ley de presupuesto para el año que viene con equilibrio fiscal primario. Y ahora sumamos una política monetaria muy restrictiva, por muchos meses, de manera tal de estabilizar la moneda que venía muy golpeada en los últimos meses.

Nosotros sabemos que tenemos meses duros por delante, así como han sido meses duros los meses que hemos atravesado desde abril. Pero también sabemos que sin esas medidas hubieran sido mucho más duros; que hemos logrado evitar una crisis. Estamos atravesando una recesión que es dura y difícil, pero manteniendo las reglas de juego con las que entramos en este proceso.

Mientras tanto, ¿cómo protegemos a los más vulnerables? Bueno, por ejemplo con el bono que estamos dando para la AUH en septiembre y en diciembre. Por otro lado, la propia fórmula de ajuste de las jubilaciones y de la AUH, en la medida que la inflación va descendiendo genera un aumento real en el pago de estas prestaciones. Y luego el Ministerio de la Producción está trabajando con programas de tasas subsidiadas para las pymes, para colaborar en que se les haga menos duro este momento de restricción crediticia.

Son programas puntuales, pero sabemos que más allá de estas cuestiones puntuales que tienen que estar enfocadas en los más vulnerables, porque el presupuesto no es infinito, estamos atravesando una situación difícil que va a llevar todavía un tiempo.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate