En medio del malestar en el campo por las modificaciones al impuesto de Bienes Personales, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que "no es intención" del Gobierno aumentarle la presión impositiva al sector agrícola al sector agropecuario en 2019. Asimismo, insistió con que las

"Es nuestra intención no elevar la presión impositiva para el campo con los cambios que se están realizando a los Bienes Personales. Por eso estamos trabajando con los representantes del oficialismo en el Congreso", dijo Dujovne. "Argentina tiene que seguir bajando sus impuestos", reconoció.

Firme en su decisión de que el proyecto de Presupuesto 2019 sea votado el próximo miércoles en el recinto de la Cámara de Diputados, el oficialismo ajusta las últimas tuercas del proyecto en una negociación contrarreloj con sectores del PJ "dialoguista" para intentar conseguir la mayor cantidad de firmas para el dictamen que pondrán en consideración este martes.

La reunión de la comisión de Presupuesto será a 10 en el anexo C de la Cámara baja, cuando se pasará en limpio el dictamen cuyo aval Cambiemos tiene encaminado con buena parte del Bloque Justicialista, luego de que la semana pasada quedaran acordados los proyectos concomitantes englobados en el paquete fiscal.

Se trata de la adenda al Consenso Fiscal 2018, el revalúo de Ganancias y la suba de las alícuotas del impuesto a los Bienes Personales: de aprobarse, los tres contribuirán a expandir la recaudación de las provincias y de esa manera compensar el ajuste presupuestario que Nación aplicará.

Los cambios en Bienes Personales contemplan que unos 400.000 propietarios de inmuebles rurales pasen a pagar el impuesto a los Bienes Personales tras la derogación del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta.

En ese marco, entidades representantes del sector agropecuario no descartan la realización de protestas contra la suba de la mayor carga impositiva.

El mes pasado se registró un aumento de las retenciones a las exportaciones, en tanto que en el proyecto de Presupuesto para 2019 no se descarta la posibilidad de incrementar al 33% los derechos de exportación -sería solo para la soja-, y agregado al fin de la exención en Bienes Personales para los inmuebles rurales productivos.

La Confederaciones Rurales Argentina (CRA) condenó la suba de impuestos al sector y le pidió al Congreso "discutir con números en la mano los resultados de las empresas agropecuarias".

CRA instó así a los diputados nacionales realizar "un llamado a la reflexión para que tomen conciencia" de la representación que ejercen y el mandato que tienen a la hora de definir un nuevo Presupuesto.

"Estamos dispuestos a discutir con números en la mano los resultados de nuestras empresas agropecuarias. Si se quiere trabajar con honestidad intelectual y hacer los ajustes donde corresponde, tienen los diputados la obligación de aceptar esta propuesta", dijo CRA en un comunicado.

E indicó que el sector no sólo está "herido" si no que se siente "discriminado" dado que "no hay equidad de trato y menos al sopesar realmente el daño al productor y al país".

"El constante cambio de reglas de juego, va en detrimento de la inversión y el desarrollo del interior productivo, afectando así, a la economía en su conjunto", se quejó CRA.

En ese sentido, añadió que todas estas medidas son un freno al desarrollo, sobre todo en el interior del país, y las economías regionales y la lechería, solo por enumerar algunos casos, que ya se encuentran severamente castigadas, y sin un rumbo claro, lo que sería un golpe de gracia para los productores y los expulsaría de su actividad.

"Esperemos ser escuchados, y no que el próximo Presupuesto Nacional se convierta en una herramienta para continuar con la fiesta de los privilegiados del gasto público que pagamos no sólo la actividad agropecuaria, sino todo el resto de los argentinos", sostuvo.

Y opinó que deberían los funcionarios saber que la producción soporta ya una "enorme carga tributaria" (nacional, provincial y municipal) que representa cerca del 53% de sus ingresos brutos, y del mismo modo actuar con mayor prudencia ya que nuestra historia demuestra que una vez establecido un impuesto es muy difícil que pueda ser anulado en el futuro.

"La mala praxis económica no se debe solucionar con más impuestos, ahora se pretende desandar compromisos con una sola mirada fiscal, ignorando que sin productores y sin producción, solo habrá números en el aire pero nunca una economía real que sustente la desmesura del gasto público", dice el comunicado.

"Esto, puede traer consecuencias inmediatas y de ninguna manera son las que quiere tomar el sector, pero se ve acorralado", advirtió.

Este viernes se reunió la Mesa de Enlace, que también integran la Sociedad Rural Argentina, Coninagro y la Federación Agraria y hubo preocupación por la creciente carga impositiva.

Fuente: Ámbito

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate