En 1569, hace exactamente 450 años, el mapamundiparecía el sumun del progreso técnico y lo fue por mucho tiempo. De hecho, el sistema que inventó Gerardus Mercator para hacer mapas se convirtió en el más popular de todos y su planisferio llegó hasta las escuelas de nuestro tiempo con toda naturalidad, como si fuera perfecto. Pero la verdad es que está mal, muy mal.

No es que lo diga yo, lo sabe todo el mundo, lo que pasa es que nadie conseguía hacer uno mejor, hasta ahora. O mejor dicho, hasta hace exactamente 20 años, cuando el arquitecto japonés Hajime Narukawainventó el Authagraph, un método de representación del globo terrestre basado en la ancestral técnica del origami.

Si, así es: doblando papelitos se puede hacer un mapa mejor que el que todos conocemos. Ojo, Narukawa también se basó el trabajo de otro arquitecto, el estadounidense Buckminster Fuller que se hizo famoso por proponer una cúpula de cristal para cubrir Manhattan.

En 1946, el extravagante Bucky, cansado del dibujo de Mercator, desarrolló su Dymaxion map, un poliedro que, si bien no formaba una esfera perfecta, se podía desplegar en forma plana de muchas formas diferentes y era bastante exacto con los continentes.

¿Por qué se dice que el mapa de Mercator es inexacto? Bueno, en su momento, el geógrafo flamencose vio con el problema que tenían todos: el globo terrestre es como una pelota (imperfecta), y convertir esa bola en un plano es bastante difícil. Fijate que si agarrás una naranja y la pelás, no logras ni a palos hacer un rectángulo lisito y perfecto como es un mapamundi. Sin embargo, Mercator se las ingenió bastante bien. Claro, se tomó algunas licencias.

Para hacértela fácil, es como si el tipo hubiera pelado la naranjadejando gajos en punta hacia arriba y hacia abajo y hubiera estirado la cáscara plana sobre la mesa. En el medio, le quedó bien, pero, obvio, arriba y abajo le quedaron espacios vacíos entre los gajos ¿Qué hizo? estiró esos gajos hasta completar la superficiedel rectángulo. Resultado: todo lo que está cerca de los polos aparece más grande que lo que está en el ecuador.

No contento con esto, el flamenco dibujó más grande el Hemisferio Norteporque, en “ese tiempo”, a todos les importaba más Europa que el resto del mundo. El asunto es que ese mapa, que usamos con total naturalidad, tiene a Groenlandia más grande que África, cuando, en realidad: ¡África es 14 veces más grande que Groenlandia! Y así pasa con un montón de países.

Para que tengas una idea, el sitio thetruesize.com te permite ver el tamaño real de los países moviéndolo en el mapa de Mercator. Vas a ver que crecen en el Hemisferio Norte y se achican en el ecuador.

En definitiva, el sistema del bueno de Mercator respeta las formas de los continentes pero no sus tamaños. Además, eso de que el norte está para arriba y el sur para abajo es una convención impuesta por los europeos: bien podría ser al revés ¿Y que me decís de eso de que el Atlánticoestá en el centro del mapa? ¿No es una convención muy conveniente para el eje europeo-americano?

De todos modos, hay que reconocer que los mapas del flamenco se viralizaron porque eran los únicos que les permitían a los navegantes trazar rutas usando simples líneas rectas. Claro que todo eso, hoy, con los sistemas de navegación satelital, no importa un pepino. Sin embargo sobreviven en las escuelas.

Ahora bien, todo esto se viene debatiendo hace tiempo entre especialistas, pero con el antecedente de Fuller, y el arte del doblado de papelitos, el japonés Narukawadecidió acabar con Mercator de una vez y para siempre. Hace 20 años, dividió el globo terrestre en 96 triángulos, los transfirió a un tetraedro(volumen con cuatro caras triangulares iguales) y lo desplegó formando un gran rectángulo que es el mapa Authagraph. Resultado: el plano conserva los tamaños y formas de todos los continentes y océanos, elimina algunas de los errores del mapamundi de Mercator y, como frutilla del postre, muestra a la Antártida tal como es.

La primera vez que lo ves te va a parecer extraño porque Américaaparece semi acostada yEuropamirando para el otro lado. Ojo, como la posición de los océanos es una convención, Narukawa puso el Pacífico en el centro de la escena, y a Japón (su patria) bien en el medio. Son los privilegios de inventar un mapa.

En 2011, el Museo Nacional Japonés de Ciencia e Innovación Emergentes (Miraikan) eligió el Authagraph como su herramienta cartográfica oficial y hace tres años, la proyección de Narukawa ganó el máximo premio del Instituto de Promoción de Diseño de Japón. Tal vez no sirva para la navegación pero a quién le importa.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate