miércoles 28 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Economía

ANSES: las claves de la moratoria previsional para mujeres

El Gobierno decidió extender la moratoria previsional para mujeres, sancionada en 2014. Qué implica y quiénes son beneficiarios.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de julio de 2022 - 15:53

En el día de ayer, el Gobierno nacional extendió la moratoria previsional para mujeres, una ley que había sido sancionada en 2014 y vencía en los próximos días. Se trata de una normativa que ofrece facilidades de pago para regularizar los aportes por el período que va desde 1993 al 2003, con un plan de pagos de 60 cuotas, que se descuentan del haber previsional.

La ley de moratoria, dirigida a quienes ya tienen la edad para acceder a la jubilación (60 años en el caso de las mujeres y 65 en el caso de los hombres) o la cumplieran en los dos años siguientes de vigencia de la norma, fue sancionada por el Congreso el 27 de agosto de 2014 y promulgada el 9 de septiembre del mismo año. La norma vigente permite regularizar los aportes por el período que va desde 1993 al 2003, con un plan de pagos de 60 cuotas, que se descuentan del haber previsional.

Jubilados.jpg

Esta moratoria continúa vigente para las mujeres que cumplan la edad jubilatoria (60 años y menores de 65 años). Los períodos a incluir deben estar comprendidos entre el 1° de enero de 1955 al 31 de diciembre de 2003 y desde los 18 años de edad.

Claves para entender la extensión de la moratoria para mujeres

1) Alcance. La medida tiene efecto para las mujeres que cumplirán 60 años hasta el 31 de diciembre próximo; ellas y quienes tengan ya esa edad (y menos de 65 años) podrán acceder al plan de pagos de deudas previsionales con subsidio estatal, de hasta 60 cuotas que se van descontando de los haberes mensuales.

2) Períodos comprendidos en la moratoria. Por el plan dispuesto en la ley 26.970 se pueden declarar deudas por aportes correspondientes a meses previos al inicio de 2004. La persona debe haber tenido al menos 18 años de edad al momento del período más antiguo. Esto significa que una mujer que cumple 60 años en agosto próximo podría declarar hasta un máximo de 23 años y cinco meses de aportes, a lo que podrá sumar, según el caso, entre uno y tres años por cada hijo.

3) Plazo de vigencia. La resolución rige hasta el 31 de diciembre de este año, o bien hasta que el Congreso apruebe una ley referida al tema.

image.png

4) Debate en el Congreso. Según los proyectos en danza, podría disponerse una nueva fecha para el vencimiento de la moratoria hoy vigente, o bien podría establecerse un nuevo sistema, que consistiría en la posibilidad de “comprar a crédito” las denominadas “unidades de pago de deuda previsional” (cada una de ellas equivaldría a un mes de aportes y tendría un valor móvil ya determinado por la propia ley), para cancelar luego la deuda en un plan de hasta 120 cuotas que se descontarían de los haberes. Este último proyecto, promovido por senadores afines a la vicepresidenta Cristina Kirchner, constituye uno de los temas vinculados con la cuestión fiscal que influyen en la fuerte interna política del Gobierno; la iniciativa, ya votada en el Senado, no prevé cómo se financiarían los costos de implementarla.

5) Carácter temporal. Tanto los planes hoy vigentes como el que se debate en el Congreso tienen un carácter temporal, pese a que el problema al que se refieren (el hecho recurrente de que las personas llegan a la edad jubilatoria sin cumplir con los requisitos exigidos por la ley previsional) es estructural y está enraizado en los altos índices de informalidad y precariedad laboral. Frente al escenario del mundo del trabajo y a los requisitos que impone la ley previsional, las moratorias no ofrecen una solución de fondo. Y no se promueve un debate para dar una respuesta integral y sostenible.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar