lunes, 22 de julio de 2024
16.6 C
Mar del Plata
CABA

Cuánto hay que ganar en CABA para ser de clase media

Los números oficiales indican que en mayo una familia tipo necesitó un ingreso de $1.339.751 para ser considerada de clase media, un 5,95% más que el mes anterior.

El contexto inflacionario continua golpeando el bolsillo de los argentinos y desafía a los hogares para mantener su nivel de consumo. Así lo reflejan los números oficiales publicados por la Dirección General de Estadísticas y Censos de CABA que indican que en mayo una familia tipo necesitó un ingreso de $1.339.751,45 para ser considerada de clase media, un 5,95% más que el mes anterior. En términos absolutos, implicó que ese mismo grupo familiar necesitó en mayo $75.340,6 más que en abril para poder ser considerado de clase media.

El dato se desprende del informe de Líneas de pobreza y Canastas de consumo para la Ciudad de Buenos Aires que elabora el ente estadístico porteño (Dirección General de Estadísticas y Censos).

El estudio toma en consideración el nivel de ingresos que debería tener una pareja compuesta por una mujer y un varón de 35 años de edad, ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda, con dos hijos varones de 9 y 6 años. Se trata del mismo grupo familiar que se toma como referencia para la determinación de las canastas de pobreza e indigencia, aunque por supuesto se toman en cuenta otros gastos que exceden a las necesidades básicas.

image.png

La escala de estratos sociales

De acuerdo a los valores informados por el organismo, las familias con ingresos de hasta $486.068,05 se encuentran actualmente en una situación de indigencia, es decir que no ganan los suficiente para cubrir el costo de una Canasta Básica Alimentaria (CBA). Dicho de otra forma, no les alcanza para cubrir sus necesidades alimentarias esenciales.

Por encima de ese umbral ($486.068,06) y hasta los $860.099,70 de ingreso familiar, se considera a las familias de CABA que están en una condición de “pobres no indigentes”. Eso quiere decir que sus ingresos alcanzan para cubrir las necesidades alimentarias, pero no son lo suficientemente grandes como para adquirir una Canasta Básica Total (CBT).

Partiendo de un ingreso familiar de $860.099,71 y hasta los $1.071.801,15 ya no se considera a los residentes del hogar como “pobres”, pero sí se los reconoce en una situación de vulnerabilidad. Es decir que pueden cubrir el 100% de sus necesidades básicas, pero no tienen capacidad de ahorro y se encuentran cerca de la línea de la pobreza.

Los hogares en una mejor posición, aquellos con ingresos totales superiores a $1.071.801,16, pero inferiores a $1.339.751,44, entran en la categoría de “sector medio frágil”. A diferencia del punto anterior, no están al límite de la pobreza, pero tampoco ganan lo suficiente como para ser considerados de clase media plena.

Son de “clase media” los hogares de Ciudad de Buenos Aires que tienen ingresos superiores a $1.339.751,45 e inferiores a $4.287.204,63.

Por último, los hogares con ingresos mensuales superiores a los $4.287.204,64 son categorizados como “acomodados”.

image.png

Qué pasa con otras familias

Los números señalados hasta el momento corresponden siempre a la familia tipo de cuatro personas, pero la realidad es que las canastas básicas varían mucho de acuerdo a la composición de cada hogar.

Así, un hogar compuesto por una pareja de jubilados, por ejemplo, no requiere de $860.099,71 para cubrir una Canasta Básica Total, sino de $425.487. Ese mismo hogar, debería ganar $245.425 para no caer en situación de indigencia.

image.png

Se puede destacar también el caso de un hombre soltero, propietario de vivienda y trabajador. En ese caso, la CBA es de $159.367 y la CBT de $300.990.

De acuerdo al estudio, en el caso de un hogar compuesto por una pareja joven, ambos con trabajo, la línea de la indigencia se marca por un nivel de ingresos de $294.828. Ahora bien, en lo que respecta a la CBT, el monto es de $492.425 si son propietarios del hogar y asciende a $575.667 si no son propietarios y están obligados a alquilar.

Seguí leyendo