miércoles 28 de septiembre de 2022
Ahora Mar Del Plata

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Economía

Las causas del sorpresivo crecimiento de la economía en el segundo trimestre

De los 16 sectores que conforman el PIB, quince de ellos tuvieron una mejora de actividad en el segundo trimestre respecto del mismo período de 2021.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
21 de septiembre de 2022 - 13:24

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difundió ayer los datos oficiales del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre. El PIB de Argentina registró en el segundo trimestre del año un avance interanual del 6,9 % y acumuló en el primer semestre un crecimiento del 6,5 %, informaron este martes fuentes oficiales.

Según informó el Indec, entre abril y junio pasado el PIB avanzó un 1% en relación al primer trimestre, la cuarta subida trimestral consecutiva, aunque con una tendencia a la desaceleración. En el acumulado del primer semestre, el PIB de Argentina logró un avance del 6,5 %, muy por debajo de la recuperación del 10,5 % lograda en la primera mitad de 2021.

image.png

Los sectores que tuvieron una mejora de actividad en el segundo trimestre

Según el reporte oficial difundido este martes, de los 16 sectores que conforman el PIB, en quince de ellos se observó una mejora de actividad en el segundo trimestre respecto de igual período de 2021. Entre los sectores, destacaron los incrementos en hoteles y restaurantes (+53,9 %), pesca (+24,1 %) y minería (+15,5 %). El único sector que registró una contracción de actividad en el segundo trimestre fue el de la agricultura, con un retroceso del 5,2 % interanual.

El 2021 había finalizado con un repunte de 10,4% y dejó atrás la caída que produjo el Covid-19 por lo que el envión continuó en la primera parte del año. Sin embargo, los indicios son claros en relación a una desaceleración fuerte en este tercer trimestre, que estaría marcando el estancamiento de la actividad.

Dentro de ese comportamiento fue clave la evolución del consumo, que mostró una expansión de 10,7% en relación al año anterior, a pesar del fuerte aumento de la inflación. Sin embargo, detrás de este fenómeno hay otra explicación: se compara contra el período abril-junio de 2021, que estuvo marcado por nuevas restricciones a la movilidad a causa de un rebrote de casos de Covid-19. Por eso, el impulso se vio acrecentado por aquella comparación. Especialmente en algunos sectores que ahora están funcionando de manera plena, como la gastronomía, el turismo y la hotelería. Pero la demanda interna también se expandió 1,8% respecto a los tres primeros meses del año.

De acuerdo a la consultora ACM, la economía terminará con una expansión del 3,5% este año, por lo que luego de la mejora del primer semestre seguiría una marcada desaceleración en lo que resta del año. El Gobierno estimó que el año próximo el PBI podría crecer 2%, pero las estimaciones privadas hablan de sólo 0,5%.

image.png

Las causas de la desaceleración en el nivel de actividad en este segundo semestre del año:

La inflación se aceleró dramáticamente. En julio tocó un pico de 7,4%, el mayor de los últimos 30 años, mientras que en agosto se mantuvo muy alta, en 7%. Las estimaciones marcan un piso alto de 6% para septiembre. Con semejante nivel de aumento de precios, quedaron rezagados los salarios, las jubilaciones y los ingresos de quienes cobran planes sociales.

La fuerte presión cambiaria también afectó el nivel de actividad: julio arrancó con la intempestiva salida de Martín Guzmán y un importante salto del dólar, que llegó a los $ 340. Al mismo tiempo, también crecieron las restricciones a las importaciones, ante la fuerte caída de reservas que sufrió el Banco Central. Por lo tanto, no sólo afectó a la demanda sino también la oferta de las empresas, que en muchos rubros se vieron imposibilitadas de mantener el nivel de producción de los meses previos. Hubo muchas paradas técnicas ante las dificultades para acceder a insumos importados. Esos problemas subsisten hasta ahora, a pesar del ingreso de divisas derivado del “dólar soja”.

El plan que Sergio Massa viene llevando adelante desde el ministerio de Economía por ahora está concentrado en evitar un desborde cambiario y una aceleración inflacionaria.

Pensando en el año que viene, siendo un año electoral, se espera un fuerte aumento de recursos para planes sociales. Si bien podría alcanzar para que los sectores de menores recursos no sigan perdiendo contra la inflación, difícilmente ayudará al rebote de los niveles de actividad.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar