jueves 16 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Se agudiza la polémica entre los productores vitivinícolas por una negociación entre el Mercosur y la UE

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Un sector de la industria del vino manifestó su "apoyo al Gobierno Nacional en las negociaciones en curso entre el Mercosur y la Unión Europea, tendientes a eliminar los aranceles que afectan al comercio bilateral de vinos".

En un comunicado difundido, Bodegas de Argentina -cámara que agrupa a más de 250 bodegas de todas las provincias vitivinícolas- afirmó que "este acuerdo potenciará las exportaciones de vino Argentino a la Unión Europea, principal mercado de exportación luego de los Estados Unidos».

“Creemos que con la firma de un acuerdo de cero arancel entre ambos bloques, Argentina será beneficiada", aseguró el director ejecutivo de la entidad, Juan Carlos Pina.

Sin embargo, las avanzadas negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur para cerrar cuanto antes el tratado de libre comercio desnudó un duro enfrentamiento en la industria vitivinícola en torno a este acuerdo. Los bodegueros que buscan proteger el mercado interno frente a los que creen generaría una "invasión " de productos europeos en el país. También se suman a la discusión los que sostienen que debe priorizarse el mercado de exportación y que no hay nada más oportuno que cerrar un acuerdo de libre comercio con Europa para potenciar las ventas a ese bloque.

La Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), que reúne a toda la cadena de valor del sector, le transmitió al Gobierno las dudas sobre las futuras implicancias que un acuerdo como el que se estaba planteando -establece la reducción inmediata de los aranceles a 0%- generaría en la industria.

Bodegas de Argentina, la cámara que reúne a las principales exportadoras del país, integra el directorio de Coviar pero de entrada se manifestó en contra de los planteos realizados por la corporación respecto del acuerdo Mercosur-UE. Y los enfrentamientos tuvieron un nuevo episodio ayer, cuando Coviar sacó un comunicado de prensa en el que manifestó que la entidad "encuentra preocupante que en el acuerdo no se contemple por el momento que las asimetrías de ambos mercados requieren una convergencia arancelaria progresiva".

"Estamos planteando una negociación en un tiempo razonable, por eso es clave ampliar el diálogo a toda nuestra cadena de valor, que es representativa de más de 18.000 productores pequeños y medianos en todo el país. Como parámetro, los subsidios sumados de tres países de productores de la Unión Europea son equivalentes a la facturación total del mercado interno argentino", enfatizó el director ejecutivo de Coviar, Carlos Fiochetta.

Según el comunicado de Coviar, "el acuerdo de libre comercio será un gran paso para la industria argentina, sólo si contemplan las asimetrías de ambos mercados".

"Estas asimetrías incluyen la diferencia drástica de tasas para acceso al capital, estabilidad macroeconómica, excedentes vínicos de los países europeos y el elevado acceso a subsidios de la industria vitivinicultura europea", remarcó la entidad, que agrega que hoy, con alrededor de 800 millones de litros de consumo por año, la Argentina es uno de los diez principales consumidores de vino del mundo y es el mayor consumidor de vinos de Latinoamérica. "Abastecido hoy casi en su totalidad por vinos nacionales, el acceso a este mercado en mejores condiciones arancelarias también podría ser apetecible para terceros países", señaló Coviar.

El dueño de Bodegas Zuccardi y presidente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA), José Alberto Zuccardi, apoyó la posición de Coviar -de hecho, es director en la corporación- y enfatizó que "el acuerdo vitivinícola con Europa es un problema muy grave por los subsidios que el bloque da a su producción, que ascienden a 300 millones de euros anuales, que no sólo generará una competencia desleal en Brasil, sino que invadirá el mercado local con vinos baratos".

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar