La representante de Comercio de Estados Unidos anunció este lunes cómo será el futuro próximo en la relación bilateral entre el país norteamericano y China.

"Lo he dicho antes y continuaré diciéndolo: la relación comercial y económica entre Estados Unidos y China es de profundas consecuencias", señaló a través de su cuenta de Twitter la funcionaria y agregó que se trata de una relación "compleja y competitiva".

"Durante demasiado tiempo, la falta de adherencia de China a las normas comerciales globales ha socavado la prosperidad de los estadounidenses y otros en todo el mundo", remarcó.

La representante destacó la importancia que le da el gobierno de Biden a fortalecer la economía interna de Estados Unidos para mejorar sus relaciones con el país asiático. "Lo mejor para los trabajadores estadounidenses es hacer crecer la economía estadounidense para crear más oportunidades y más empleos con mejores salarios aquí en los Estados Unidos", escribió.

Luego de su introducción en la red social, Tai aseguró que la estrategia de la administración de Biden para realinear las políticas comerciales hacia China buscará "defender los intereses de los trabajadores, empresas, agricultores y productores de Estados Unidos", y fortalecer a la clase media norteamericana.

"Discutiremos con China su desempeño bajo el Acuerdo de Fase Uno. China asumió compromisos que benefician a ciertas industrias estadounidenses, incluida la agricultura, que debemos hacer cumplir", dijo.

Luego señaló que Estados Unidos iniciará "un proceso de exclusión de tarifas específico" y que mantendrán "abierto el potencial para procesos de exclusión adicionales, según se justifique".

Katherine Tai.jpg

La representante también remarcó que en Washington tienen "serias preocupaciones con las prácticas comerciales no comerciales y centradas en el estado de China que no se abordaron en el acuerdo de la Fase Uno", y aseguró que se las presentarán al gobierno de Beijing.

China se había comprometido a comprar por valor de 200.000 millones de dólares de productos estadounidenses suplementarios a lo largo de dos años, entre ellos productos agrícolas, bienes del sector de la energía y de la industria manufacturera, con el objetivo de reducir el desequilibrio comercial entre los dos países, favorable a China. El acuerdo firmado a mediados de enero de 2020 entre Donald Trump y el viceprimer ministro chino Liu He había permitido una tregua en la guerra entre Estados Unidos y China, que había frenado el crecimiento de ambos países.

"Pero, sobre todo, debemos defender, al máximo, nuestros intereses económicos", destacó Tai en sus declaraciones en la red social. Aclaró que eso implica "tomar todas las medidas necesarias" para protegerse "contra las oleadas de daños infligidos a lo largo de los años a través de la competencia desleal".

"Hay un futuro en el que todos los que formamos parte de la economía mundial podemos crecer y tener éxito, donde la prosperidad es inclusiva dentro de nuestras propias fronteras y también a través de esas fronteras".

Comentá y expresate