Ocho de cada 10 argentinos usan las banquinas, en mayor o menor medida, como una vía extra ante distintas congestiones de tránsito. El preocupante número surgió a partir de una encuesta del Observatorio Vial de la CECAITRA (cámara que nuclea a las empresas productoras de software vial en nuestro país).

El 78% de los consultados reconoció hacerlo con distintas intensidades. El 22% restante dijo no utilizarla nunca. Los que utilizan la banquina como si fuera una vía extra se dividen entre los que dijeron no usarla casi nunca (26%), de vez en cuando (47%) y casi siempre (5%).

En la Ley Nacional de Tránsito (24.449) se establece claramente en el artículo 48 inciso c) que “está prohibido en la vía pública a los vehículos circular a contramano, sobre los separadores de tránsito o fuera de la calzada, salvo sobre la banquina en caso de emergencia”. Es decir, la única salvedad para utilizar la banquina es para una emergencia, obstruirla además es un escollo por si hubiera una necesidad real. En cualquier otra situación está terminantemente prohibido su uso.

De ese 78% que reconoció usar las banquinas con mayor o menor asiduidad la mayoría, un 58%, dijo hacerlo “como vía de escape, por una distancia limitada, cuando hay mucho tránsito”. En menor medida, un 31%, dijo sólo escoger esta vía “cuando las demás están detenidas por un accidente” y el 9% restante consideró que es “una vía más” y que dispone de ella como tal. Un 2% de los consultados no sabe o no contesta el motivo por el que usa la banquina.

También es importante destacar que en el inciso i) de la Ley Nacional de Tránsito antes mencionada se expresa que también “queda prohibida la detención irregular sobre la calzada, el estacionamiento sobre la banquina y la detención en ella sin ocurrir emergencia”. Por lo tanto también queda especificado que la banquina no es una zona de estacionamiento, un lugar para descansar, para la carga o descarga de objetos, para el descenso o ascenso de personas, o cualquier otra situación que no sea una emergencia.

Facundo Jaime, vocero del Observatorio Vial de CECAITRA, afirmó: “Los números recabados nos devuelven una foto preocupante en donde casi 8 de cada 10 conductores admiten cometer un infracción a sólo fin de ahorrarse tiempo. Que muchos cometan una infracción no hace a la misma más legal. El cambio empieza por cada uno de nosotros. Cada pequeña acción sumada en pos de la seguridad vial es una gran cambio para hacer un tránsito más seguro y conciente”.

Comentá y expresate