Con la incertidumbre que desborda los mercados y las restricciones de importación presionando sobre los precios, miembros de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) se reunieron con el titular del Banco Central, Miguel Pesce. Allí le manifestaron preocupación por el impacto que tendrían sobre la producción de su industria las restricciones para importar.

Daniel Funes de Rioja, presidente de la COPAL, dijo que "la industria de alimentos y bebidas es un sector esencial para la economía argentina. Por este motivo, el abastecimiento de insumos, materias primas y servicios, es crítico". "Valoramos este tipo de intercambio que nos permite acercar la mirada del sector y poder garantizar la continuidad productiva de esta industria esencial”, agregó.

Además de Funes de Rioja estuvieron presentes Carla Martín Bonito, Directora Ejecutiva y otros referentes del Comité Ejecutivo de la COPAL. Del lado de Pesce también asistieron otros funcionarios del BCRA.

Los alimenticios aprovecharon para conversar con la entidad financiera sobre la última Comunicación “A” 7532 del BCRA, que administra los pagos para las importaciones, en especial de insumos y materias primas críticas para la producción. No perdieron la chance de remarcar que la industria de alimentos y bebidas es la principal entrada de divisas y el mayor sector industrial exportador.

image.png

Por eso desde la COPAL destacaron "la importancia de generar un intercambio técnico que permita pensar en propuestas que garanticen la continuidad del proceso productivo, evite complicaciones en las cadenas de valor, asegure el abastecimiento del mercado interno, y todo esto sin afectar a los sectores que robustecen la matriz de divisas”.

Según indicaron fuentes del BCRA, en la reunión se debatió "sobre las históricas restricciones al crecimiento y cómo se están superando tanto la restricción externa como la energética".

También discutieron sobre distintas variantes de un esquema de importaciones estacionales que tengan incidencia en la producción.

Clara Martín Bonito dijo: "Es indiscutible el aporte de la industria de alimentos y bebidas para superar las dificultades ante la falta de divisas, considerando que la balanza de nuestro sector representa 4,5 veces la cuenta corriente, con un aporte promedio de 25 mil millones de dólares anuales”.

"Necesitamos evaluar alternativas para evitar el riesgo e impacto en la producción y abastecimiento", agregó, en referencia al impacto que podría tener la última medida del BCRA.

Por último la COPAL destacó que el sector de alimentos y bebidas consideró imprescindible continuar trabajando para que se atiendan los distintos desafíos que enfrenta la agenda del sector “en pos de encontrar soluciones a las problemáticas estructurales que históricamente afectan al sector y limitan su potencial”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate