Mar del Plata es foco de todo el mundo tras la desaparición del submarino ARA San Juan y las muestras de cariño de la gente para los familiares no tardaron en llegar.

La primera fue una tabla de windsurf intervenida por un artista marplatense, con la que quiso demostrar que las familias y “los 44” no estaban solos. El artista contó a Ahora Mar del Plata los motivos que lo impulsaron a crear la obra: que la noticia haya sido local lo sensibilizó y, además, por casualidad o destino se cruzó con la madre de uno de los tripulantes en un kiosco.

“Fui a un kiosco a comprar cigarrillos y me encontré con la mamá de uno de los submarinistas que estaba llorando. Había como cuatro o cinco personas y contaba que ellos estaban haciendo fuerza, que había que rezar. E hice carne el problema”, expresó Federico James.

Y así, como una ola gigantesca, empezaron a llegar banderas, pancartas y mensajes al alambrado de la Base Naval de Mar del Plata. “Venimos a apoyarlos, es muy triste lo que están viviendo”, “Rezamos para que aparezcan”, fueron algunos de los comentarios de quienes se acercaban al lugar.

La compañía de los marplatenses llegó de distintos modos, colores y formas buscando calmar los días de angustia, incertidumbre y tristeza de las familias. Algo así como un abrazo, uno profundo, quizá más profundo que el mar.

Comentá y expresate