Atlético de Madrid debió sufrir mucho más de lo previsto para acceder a las semifinales de la Liga de Europa. El conjunto dirigido por Diego Simeone cayó 1 a 0 como visitante ante Sporting de Lisboa en el partido de vuelta de una de las llaves de cuartos de final, pero avanzó ya que en la ida se había impuesto 2 a 0 en el estadio Wanda Metropolitano.

Bajo un diluvio que no daba tregua sobre el estadio José Alvalade, los portugueses, que contaron con Marcos Acuña y Rodrigo Battaglia desde el arranque, salieron a buscar una remontada que parecía complicada ya que el Atlético había avanzado en las últimas 18 eliminatorias europeas en que se había impuesto en el duelo de ida jugando como local.

El Sporting, que había atravesado una semana complicada (su presidente, Bruno de Carvalho, había amenazado con suspender a todo el plantel tras la caída en Madrid, aunque finalmente no cumplió), avisó con dos cabezazos del uruguayo Sebastián Coates y el colombiano Fredy Montero, uno salvado por Jan Oblak y otro apenas desviado, antes de abrir el marcador.

A los 27 minutos, el guardavalla esloveno falló en su intento de cortar un centro desde la derecha y Montero, de cabeza, empujó a la red en el segundo palo y dejó al local a solo un tanto de emparejar la eliminatoria.

Embed

Ante un equipo desconocido, que había llegado a Lisboa tras cinco victorias consecutivas en el torneo pero que en los primeros 45 minutos ni siquiera se acercó al área rival, el elenco portugués acumuló méritos para ampliar la ventaja. Estuvo cerca con un remate desde fuera del área del costarricense Bryan Ruiz que Oblak envió al córner y con un cabezazo desviado de Gelson Martins.

En el complemento, los lisboetas se jugaron la última ficha y asediaron constantemente el área adversaria. A puro centro, acariciaron más de una vez la chance de ese segundo gol que llevara la definición al tiempo suplementario.

Sin embargo el adelantamiento masivo del Sporting le abrió grandes espacios al Atlético, que también tuvo buenas chances de contragolpe ya con Ángel Correa y Fernando Torres en cancha para acompañar en el ataque al francés Antoine Griezmann, el hombre más desequilibrante del elenco español, quien no tuvo una jornada acertada en la definición.

De todos modos, el 1 a 0 en contra le bastó al Atlético para anotar su nombre entre los cuatro mejores equipos del torneo. Así, continuará en la pelea por quedarse con un trofeo que ya obtuvo en 2010 y 2012.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate