Con el aumento del dólar en los últimos días, los deudores hipotecarios en UVA miran las pantallas de las casas de cambio con preocupación. Es que la suba de la monda norteamericana arrastra la inflación, que es la principal variable de las cuotas mensuales de los créditos contraídos.

Los bancos públicos demoran las operaciones y los privados intentan darles continuidad, pero los escribanos admiten un freno en las últimas dos semanas.

“El trabajo está en una meseta. La variación del dólar en la última semana hizo que todos los clientes bancarios vuelvan a pensar en la decisión o en la toma del crédito. El mercado se ha frenado. Hay menos trabajo en las escribanías y esto se debe al aumento fuerte del dólar”, expresó Juan Manuel Área, presidente del Colegio de Escribanos, en diálogo con Telediario, el noticiero de Canal Diez.

Por otro lado, detalló que en marzo, en General Pueyrredon, se firmaron 1277 contratos de compra venta y 600 son de hipoteca. En este sentido, “el 50% del flujo de ventas se canalizó por el crédito hipotecario”.

“Las operaciones más retrasadas se caen, no así cuando las partes están en diálogo y van avanzando. Los escribanos intentan mediar entre vendedor y comprador para que lleguen a un acuerdo”, explicó.

Al mismo tiempo indicó que, por un lado, hay un primer cuello de botella, que es el momento de la escritura, donde influyen los tres pesos que aumentó el dólar. Y en una segunda etapa está el pago de la cuota, que también asusta al que adquirió el crédito.

Embed

Comentá y expresate