Ya con la tobillera colocada y tras la visita de una psiquiatra, la defensa de Omar "Caballo" Suárez, a cargo de Carlos Broitman, presentó hoy un pedido para que su defendido, con prisión domiciliaria desde el sábado a la madrugada, sea internado en el Sanatorio Finochietto, "para que se le realicen una batería de estudios, entre ellos una gastro endoscopia urgente y colonoscopia urgente con sedación".

El juez Sergio Torres (el tercero que interviene en la causa en plena feria judicial), antes de autorizar la internación ordenará que el Cuerpo de Médicos Forenses "lo examine nuevamente y realice una serie de estudios para ver si corresponde", señalaron fuentes judiciales.

Suárez se encuentra desde el sábado a la madrugada en la casa de su hija en Olivos. De ladrillo a la vista, la propiedad cuenta con "cinco habitaciones, cochera y quincho, con servicios de agua, luz, gas, cable e internet", según el informe socio ambiental que realizó el juez Luis Rodríguez previo a concederle la prisión domiciliaria tras una serie de pedidos realizados por la defensa. El juez natural de la causa, Rodolfo Canicoba Corral, rechazó este beneficio en cuatro oportunidades.

Desde ayer el sindicalista kirchnerista cuenta con tobillera electrónica y custodia permanente de personal de Prefectura Naval, a pedido del fiscal Gerardo Pollicita que apeló la decisión de Rodríguez.

La defensa sostiene que Suárez cuenta con "graves problemas de salud",entre ellos un cuadro de "alcoholismo grave". Antecedentes que tuvo en cuenta el juez subrogante el viernes para decidir conceder la prisión domiciliaria que se cumple en la casa de su hija en Olivos.

S1NVnqqmM_720x0.jpg

La fiscalía descree de dichos argumentos y señaló un informe de noviembre pasado donde se indicó que ninguna de las patologías que sufre Suárez permiten "hablar de un enfermo terminal" y que podía ser atendido correctamente "en las instalaciones del penitenciario". Además, señaló que no hay un sólo informe médico "que refiera a sus problemas de alcoholismo".

El abogado del ex secretario general del SOMU sin embargo, reiteró en un escrito que su estado de salud "es delicado y grave" y a través de un escrito pidió que sea internado en el Sanatorio Finocchieto para realizarle "de forma urgente" una gastro endoscopia urgente y colonoscopia y "todos los estudios ordenados" y que según señaló el juez Rodríguez "no se le practicaron".

El fiscal Pollicita sostuvo al respecto que Suárez mantuvo consulta con el equipo de gastroenterología del Hospital de Marcos Pazel 18 de diciembre, "se le realizó ecografía abdominal el pasado 05 de diciembre, se le ordenaron estudios de laboratorio y video colonoscopía con sedación, y se gestionaron turno con especialistas en oftalmología, neurología y urología para los días 02 de enero, 09 de enero y 29 de enero respectivamente".

El juez Torres que tiene por esta semana la causa, ya que le toca subrogar a Canicoba Corral, decidió enviar un médico forense al domicilio donde el ex referente del SOMU está detenido, para que "constante el estado de salud".

La fiscalía se expedirá mañana al respecto, y solicitará según supo este medio, un "estudio multidisciplinario" a cargo del Cuerpo Médico Forense para determinará "si corresponde autorizar la internación", indicaron fuentes judiciales.

Omar "Caballo" Suárez, está acusado de obstrucción a las vías navegables, asociación ilícita, extorsión, y detenido por orden del juez Canicoba Corral desde septiembre de 2016.

Con la apelación presentada por el fiscal Pollicita, la Sala I de la Cámara Federal porteña analiza si habilita la feria judicial para expedirse sobre la prisión domiciliaria: si la confirma o la revoca.

Por ahora, permanece en la casa de su hija con tobillera electrónica y varias medidas restrictivas: se estableció que el ex secretario general del SOMU, "no podrá salir del domicilio donde se encuentra y en caso de ser trasladado por motivo de urgencia a algún centro de salud, deberá dar aviso en forma inmediata al Tribunal".

Desde ayer por la tarde, además, cuatro efectivos de Prefectura Naval se apostaron en la propiedad: deben "registrar los ingresos y egresos de personas detallando, y se prohibió el ingreso de alcohol a la propiedad".

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate