El portazo que obligó a pegar Cristina Fernández de Kirchner en el Gobierno nacional involucra al Grupo Techint. Es que Matías Kulfas, ahora ex ministro de Desarrollo Productivo, fue despedido por pedido expreso de la vicepresidenta a raíz de las sospechas que dejó a entrever el ex funcionario albertista sobre la licitación para construir el gasoducto Néstor Kirchner.

Semanas atrás, Matías Kulfas había dicho sobre la mega obra en Vaca Muerta: "Ellos armaron un pliego de licitación a la medida de Techint y de la chapa que el grupo fabrica en Brasil, de 33 mm de espesor. Si en lugar de poner esa especificación hubieran puesto 31mm, como son los gasoductos en Europa, se podría haber provisto caños desde otra firma que produce en Villa Constitución (Laminados industriales SA)".

image.png

Eso desató la furia de CFK, que pidió su cabeza. Pero curioso era que desde Techint no se habían pronunciado al respecto, al menos hasta hace unos días. Porque el CEO de la compañía, Paolo Rocca, aprovechó la celebración de los 20 años de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), realizada en un evento que tuvo lugar en Buenos Aires, para defenderse de las acusaciones del ex ministro.

No hubo corrupción ni direccionamiento del pliego”, sentenció Rocca. "Es una de las obras fundamentales para desarrollar los recursos de Vaca Muerta. El Gobierno llegó un poco tarde por el tema de financiación. Elaboró un pliego para la compra de los tubos y otro pliego para la construcción. El pliego para la compra de tubos es técnicamente indiscutible. Es correcta la presión y el espesor. Hizo lo que tenía que hacer”, aclaró el empresario sobre el proceso de licitación que puso en duda Matías Kulfas.

“Hay una grieta. Hoy esta interviniendo la Justicia y es muy probable que terminaremos pagando en el invierno de 2023 el gas a USD 28 en lugar de USD 4, que es lo que estamos pagando ahora. Hacer 570 kilómetros de gasoducto en un año implica producir 60 kilómetros de tubo cada mes, 2 kilómetros al día, un camión cada 5 minutos que sale de la planta de Lanús a Neuquén. Es una tarea compleja que Tenaris logró hacerla. Ahora tiene que decidir qué hace el Gobierno”, agregó Rocca.

gasoducto Nèstor Kirchner.jpg

“Si queremos desarrollar Vaca Muerta tenemos que empezar a considerar el tema como política de Estado. No se puede poner una multitud de grietas con gente de un lado y del otro que confunde espesor con diámetro, milímetros con pulgadas", declaró Paolo Rocca haciendo referencias a las sospechas de Matías Kulfas.

Salieron a buscar todos los que pudieron ofertar los tubos. Ninguno, ni los chinos ni nadie, pudieron llegar con una oferta consistente y en los tiempos previstos. Nosotros, Tenaris, que es líder en el mundo, llegó forzando toda nuestra cadena de abastecimiento de Brasil en la Argentina anticipando decisiones y tomando personal clave para poder presentar una oferta”, relató.

“La dirección de IEASA (la actual ENARSA) se encontró con un solo oferente, líder mundial en esto, pero una sola. Podía haber decidido cancelar la licitación y olvidarse del gasoducto o elegirnos a nosotros. Y lo que hizo, con sentido común, fue elegirnos a nosotros”, explicó el CEO de Techint sobre la obra que se desarrollará en Vaca Muerta.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate