Lo que esperaba la Justicia, se cumplió. Oscar Centeno aceptó este jueves declarar como "arrepentido" ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli y, según adelantaron fuentes judiciales, "confirmó que los cuadernos son suyos y aportó información sustanciosa" sobre el caso de coimas K que sacude al país.

El ex chofer de Roberto Baratta -ambos detenidos en la causa judicial que reconstruye el camino de sobornos millonarios vinculados a empresas de la construcción y del sector energético- fue el primer detenido en este expediente y el miércoles designó defensor oficial, Gustavo Kollmman.

Pasadas las 10, Centeno ya declaraba como "imputado colaborador", una figura judicial que se prevé para morigerar la pena del arrepentido y avanzar sobre los principales acusados. Se esperaba básicamente que confirme "lo escrito en los cuadernos" que dieron origen a este expediente. Y lo hizo. Su declaración terminó pasadas las 13.

En esta causa, hasta ahora, hay más de una docena de ex funcionarios kirchneristas y empresarios presos. El último en caer fue Carlos Wagner, el ex titular de la Cámara de la Construcción, que se mantenía prófugo pero decidió entregarse.

Todos los detenidos fueron trasladados este jueves por la mañana a Comodoro Py. Y todos, menos Gerardo Ferreyra, guardaron silencio. El empresario K dejó unas pocas palabras al subir al móvil policial que lo dejó en Tribunales: "Esto es un show mediático. No pagué coimas".

Fuente: Clarín.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate