Sofía Liuzzi tenía 12 años y hasta el momento la única certeza es que se mató. En principio, la nena se habría suicidado con el arma de su padre, que no pertenece a ninguna fuerza de seguridad. La escuela dice que no fue bullying. La Justicia por ahora no descarta nada.

El martes 1 de mayo, feriado, Sofía estaba sola en su casa de Lomas de Zamora porque su madre estaba de viaje en Uruguay y su padre había salido con su hermano, de 13 años.

Sofía tomó el arma de su padre, que no es militar ni policía, pero igual tenía una pistola. Los papeles estaban en regla. Según pudo averiguar Clarín, no da la impresión de que a Sofía se le haya escapado un tiro jugando con el arma sino que el disparo a la cabeza fue intencional. Hasta ahora no se han encontrado cartas, mensajes ni notas que haya dejado la nena explicando algo.

Ni bien trascendió la noticia, el colegio donde Sofía era alumna, el Inmaculada Concepción de Lomas de Zamora, cerró sus puertas por duelo. Enseguida las redes sociales se colmaron de mensajes sobre bullying, se culpó a la institución, a los compañeros, a los docentes y directivos. También hubo quienes defendieron al colegio y acusaron a la familia de Sofía de tener problemas.

Desde el Ministerio de Educación de la provincia explicaron que un equipo de psicólogos había ido a la escuela para hablar con todos los chicos y las chicas, que habían ido con algo de negro por una convocatoria que habían hecho desde el Centro de Estudiantes del colegio.

En las redes sociales alumnos de la escuela escribieron que la chica sufría bullying. Los dichos también ponen en duda el rol que tuvo la escuela.

Según contaron desde el Ministerio, la institución les aseguró que Sofía no sufría bullying, que era una nena muy querida en la escuela, muy alegre y que siempre estaba de buen humor. Que en el colegio no tenían denuncias de Sofía ni de ningún otro compañero.

Desde la Justicia explicaron que la principal hipótesis es el suicidio y que no se descarta ningún motivo. Ya dieron declaración testimonial algunos directivos de la escuela, pero todavía falta que testimonien sus padres. La madre ya volvió de viaje y el padre fue quien encontró muerta a Sofía. Se espera que en unos días sí puedan declarar.

El fiscal de la causa, Santiago Vadillo, hizo saber que cualquier aporte testimonial en su fiscalía será de gran ayuda para esclarecer la muerte de Sofía. La causa está en la UFI 1 de Lomas de Zamora.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate