El gobierno del presidente Mauricio Macri se anotó hoy un importante triunfo político al lograr la mayoría especial en el Consejo de la Magistratura para aprobar cuatro ternas de candidatos a ocupar igual número de cargos claves vacantes en la Justicia por varios años.

Se trata de cuatro puestos desiertos hace años en la Cámara Federal de Casación Penal, el máximo tribunal de ese fuero en el país y la instancia previa a la Corte Suprema de Justicia de la Nación en las causas, por ejemplo, que tienen que ver con la corrupción en la función pública nacional.

A propuesta del representante de Macri en el organismo, Juan Bautista Mahiques, subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios, y con la única oposición de los legisladores kirchneristas Virginia García (senadora) y Rodolfo Tailhade (diputado), el resto de los miembros del Consejo aprobó el viejo concurso 281.

Las cuatro ternas aprobadas están compuestas por Diego Barroetaveña (juez de un tribunal oral porteño), Fernando Poviña (juez federal en Tucumán) y Gabriel Vandenberg (juez de un tribunal oral provincial en Lomas de Zamora; Pablo Vega (juez de un tribunal oral porteño), Daniel Petrone (juez de un tribunal oral federal en San Martín) y Pamela Bisserier (defensora oficial en Comodoro Py); Fernando Arnedo (secretario de la Corte Suprema en la vocalía del presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti), Guillermo Yacobucci (juez de un tribunal oral federal en Comodoro Py) y Karina Perilli (jueza de un tribunal oral en lo Penal Económico); y Marcelo Ferrante (fiscal en la Procuración General), Daniel Obligado (juez de un tribunal oral federal en Comodoro Py) y Javier Carbajo (secretario general de la Cámara Federal de Casación Penal).

De esos doce nombres, según informaron fuentes judiciales y gubernamentales, los cuatro que elegiría el presidente Macri -uno de cada terna- podrían llegar a ser Barroetaveña, Petrone, Perilli y Carbajo. Los que elija Macri para proponerlos al Senado reemplazarán los puestos que quedaron vacantes a principios de esta década tras las sucesivas renuncias de Juan Fegoli, Juan Carlos Rodríguez Basavilbaso, Gustavo Mitchell y Raúl Madueño.

El concurso 281 figuraba hace años en el orden del día de las reuniones plenarias del Consejo de la Magistratura pero sin llegar a ser tratadas las ternas aprobadas en la comisión de Selección de Magistrados por la falta de acuerdo político entre los miembros del organismo, aún con distintos integrantes.

La falta de consenso para aprobar estos cargos claves en la Justicia durante la época en que el Consejo de la Magistratura fue dominado por el kirchnerismo se revirtió en los últimos días por las gestiones de Mahiques, la presidenta saliente del organismo, la representante de los abogados porteños Adriana Donato, y de otros integrantes del cuerpo, según dijeron fuentes judiciales.

La Cámara Federal de Casación Penal -que además de los casos de Comodoro Py también entiende en la revisión de las decisiones de todas las cámaras federales de apelaciones del interior del país- funciona con cuatro salas de tres jueces cada una que actualmente se integran con subrogancias -suplencias- entre los nueve magistrados existentes en la actualidad en el tribunal.

La sesión de hoy del Consejo de la Magistratura implicó el final de la presidencia de Donato -el año que viene la reemplazará el representante de los abogados del interior del país, Miguel Piedecasas-, el debut del diputado radical Mario Negri -en reemplazo del electo gobernador correntino Gustavo Valdés- y la despedida de la senadora García, cuñada del diputado Máximo Kirchner, quien será reemplazada por el salteño Rodolfo Urtubey, un hombre de más diálogo con el Gobierno.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate