El consumo de carne vacuna por habitante bajó 2,8% en junio respecto del mismo mes del año pasado, hasta los 55,8 kilos. Según la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina -CICCRA-, está a 14,4 kilos menos que el récord alcanzado en 2009.

El mercado argentino había alcanzado el récord de consumo de carne por habitante en 2009, cuando se ubicó en los 70,2 kilos. El descenso se inició en 2014, cuando el consumo se había ubicado en 60,5 kilos per cápita; en 2015 retrocedió a 58,3; en 2016, a 57,5; y en 2016, a 55,9.

El nivel más bajo de consumo de carne per cápita desde la crisis de 2001 se produjo en 2011, con unos 55,2 kilogramos por habitante por año. Luego comenzó el período de crecimiento hasta 2009, en su pico máximo. Como contrapartida, hubo otras carnes como el pollo y el cerdo que comenzaron a crecer.

Frigoríficos

El informe CICCRA precisa que la industria frigorífica produjo 1,38 millones de toneladas de res con hueso de carne vacuna en el primer semestre del año, lo que arrojó una suba de 3,1% interanual. Puesto en términos absolutos, la cantidad ofrecida de carne vacuna creció en 41.656 toneladas de res con hueso en relación a enero-junio de 2016.

Al mercado interno se volcó un total de 1,266 millones de toneladas de res con hueso de carne vacuna en la primera mitad del año, lo que implicó un aumento de 3,1% anual. Del total producido, el consumo interno representó 91,6%, publicó Ámbito.

Exportaciones

En mayo las exportaciones de carne vacuna se mantuvieron en torno a las 13.500 toneladas peso producto (tn pp), manteniéndose entre las más elevadas del 2017. La comparación interanual indica que las ventas al exterior cayeron 6,7% en mayo.

En tanto, en el acumulado de los primeros cinco meses de 2017 las exportaciones de carne vacuna se ubicaron en 66.635 tn pp, quedando 18,5% por arriba de las certificadas en el mismo período del año pasado.

Comentá y expresate