Una noche tranquila se convirtió en un infierno fatal para una pareja de amigos en la Ciudad del Cabo en Sudáfrica. Tras ser secuestrados por cuatro hombres y ante la golpiza que recibió su amigo, Hannah Cornelius, de 21 años, aseguró que no se resistiría a una violación, pero suplicó que no la mataran. De nada sirvió. Los delincuentes la violaron y luego la asesinaron. El atroz hecho ocurrió en mayo de 2017 y la historia completa recién se conoció durante el juicio.

Todo sucedió cuando Hannah dejaba a su compañero de clase Cheslin Marsh en su casa. En ese momento, cuatro hombres se acercaron para robar el auto de la chica que vieron estacionado fuera del edificio. Los detalles del robo, secuestro, violación yposterior asesinato los ofreció Geraldo Parsons, de 27 años, uno de los detenidos.

De un momento a otro, sus intenciones dieron un giro sangriento. Y es que tanto Hannah como Cheslin estaban dentro del auto. Los delincuentes optaron por robarse el vehículo y llevarse en él a las víctimas cautivas. Se dirigieron a un vendedor de metanfetaminas y allí estuvieron un largo rato, precisó Geraldo ante un tribunal.

Luego se trasladaron a un lugar apartado, sacaron al amigo de Hannah del auto, lo golpearon hasta que creyeron que estaba muerto. Pero no era así y sería él quien al poco tiempo alertaría a las autoridades del secuestro de la chica. No obstante, cuando la búsqueda inició ya era demasiado tarde.

Según recogió Times Live, Parsons contó que "Vernon (otro de los detenidos) dijo que Hannah había dicho que podríamos tener sexo con ella, pero debíamos dejarla después de eso”. En el mismo lugar donde el amigo de la joven yacía tirado en la tierra dado por muerto, los cuatro hombres la violaron.

Tras el abuso sexual grupal los cuatro hombres metieron a Hannah al baúl de su propio auto y se dirigieron a un viñedo cercano. "Sacamos a la chica del baúl y Eben se acercó y la apuñaló. La sangre comenzó a derramarse. Entonces vi a Vernon llegar con una roca. Le dije que no la matara, pero Vernon le aplastó la cabeza con la piedra", aseguró Parsons.

Mientras tanto, Chelin, el amigo de Hannah, recobró la consciencia y como pudo se levantó, fue a una casa cercana, pidió auxilio y desde ese instante comenzó la búsqueda de su amiga. La encontraron muerta.

Según News24, la médica estatal, Deidre Abrahams, dijo al tribunal que la violencia contra la víctima fue tan brutal que murió instantáneamente. "El cráneo está hecho de huesos muy fuertes. No es fácil que se rompa o se quiebre, a menos que se use mucho poder para romperlo. Y a ella se lo rompieron", indicó.

Además de Geraldo Parsons, de 27 años y Vernon Witbooi, de 33, se encuentran detenidos por el caso Nashville Julius, de 29, y Eben van Niekerk, de 28.

Comentá y expresate