Paula Chaves relató en las redes sociales una situación desesperante que tuvo que enfrentar mientras estaba con sus hijos menores: Filipa comenzó a tener convulsiones en el auto.

Todo comenzó cuando la modelo quiso llevar a su hijo Baltazar, de cinco años, que estaba descompuesto, a una clínica de San Isidro. Salió camino hacia el sanatorio con el niño y su hija menor, Filipa, de 2 años. De pronto, la nena comenzó a convulsionar.

“Hoy, por suerte estamos bien…”, comenzó aclarando la esposa de Pedro Alfonso en una historia en Instagram, la red social en la que tiene más de 4 millones de seguidores.

“Ayer, yendo a la guardia por Balta, que estaba muy caído por vomitar sin parar, Filipa, que tenía una mínima febrícula producto de una posible otitis, convulsionó en el auto”, siguió Paula con su relato.

Aunque rápidamente explicó que su hija no se vio afectada por eso: “A ella no le afecta en nada neurológicamente, porque el foco de la convulsión es por la fiebre. Pero imaginen yo...”, les planteó a sus seguidores.

Comparto esto porque si yo hubiese sabido y leído de la convulsión febril, tal vez no me desesperaba tanto (igual verla en ese estado…)”, sostuvo. Y contó sobre el desconocido que la ayudó en esa situación: “Y es ahí, en la Panamericana, donde me ayudó el motoquero que me encantaría poder contactar”.

La modelo y conductora volvió a aclarar que, aunque está todo “bajo control”, quería compartir su experiencia y ser de ayuda para aquellos que pasen por alguna situación similar.

“Ahora todo bajo control… Me gusta compartir mi experiencia porque tal vez a alguien pueda ayudar”, expresó, junto a una tierna foto con su hijita.

Y a continuación, señaló: “Recuerdo hace muchos años, Indio, el hijo de Ro Guirao Díaz había tenido lo mismo. Lo que tuvo Filipa no es grave… No es problema de salud. Ella es sana. Y lo bueno es que sabemos que nos quedan cuatro años”, señaló. “Y de a dos todo es más fácil”, escribió junto a una imagen de Pedro Alfonso en la clínica.

Luego, Chaves se explayó sobre la situación con el “motoquero”. “Capítulo aparte el motoquero”, escribió. Y continuó: “Al grito mío por la ventana de ‘¡vení, ayudame por favor!’, no sólo me abrió camino en la Panamericana, sino que cuando llegué a la guardia me bajé del auto y dándole las llaves le dije ‘atrás dejé a mi otro hijo, por favor agarralo a upa, entralo y cerra el auto’”.

La conductora agradeció al personal médico que se ocupó de su hija. “Y así fue… Mientras las médicas divinas de la Trinidad de San Isidro atendían a Filipa, entró este ‘Motoquero salvador’, con Balta a upa, diciéndome que él llevaría el auto al estacionamiento de la clínica”.

“Querido ‘Motoquero superhéroe’ (así le dije a Balta porque él me dijo ‘mamá me dejaste en el auto con un señor con casco’), gracias por cruzarte en nuestro camino”, concluyó Paula.

Comentá y expresate