Julieta Rossi, la novia de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado por un grupo de rugbiers en Villa Gessel, fue al Cementerio de Chacarita para visitar la tumba de su novio. "Me hace bien venir al cementerio, porque me siento sola con él. Es horrible darme cuenta que no está", dijo entre lágrimas Julieta, al hablar con Mónica Gutiérrez.

La joven mostró que lleva siempre atado un buzo de Fernando con ella y contó lo que le genera: "Es lo último que me dio el día de playa, cuando lo tengo siento que Fernando está conmigo. Me pongo su perfume y por un rato me engaño con eso".

Sobre los rugbiers detenidos, Julieta reveló que llora todos los días y sostuvo: "No sé por qué lo hicieron, me gustaría preguntarles".

También hizo hincapié en lo que notó esa noche en el boliche. "El clima era horrible, el clima estaba muy feo, había muchísima más gente de lo que el boliche podía tener. Acá no aprendemos más, siempre tiene que pasar algo", afirmó Julieta.

El juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli, dictó este viernes la prisión preventiva para los ocho rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa, cometido el 18 de enero, por el delito de "homicidio agravado por el concurso premeditado de más de dos personas y alevosía", informaron fuentes judiciales.

De esa manera, Máximo Thomsen (20), los hermanos Ciro (19) y Luciano (18) Pertossi, su primo Lucas Pertossi (20), Blas Cinalli (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20) y Ayrton Viollaz (20), permanecerán detenidos en una unidad carcelaria mientras continúa el proceso.

La fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, acusó a los rugbiers de haber asesinado a golpes y patadas a Fernando en la puerta del boliche Le Brique, donde habían tenido una discusión que motivó sus expulsiones del local.

Comentá y expresate