Como parte de una nueva modalidad de contacto con la ciudadanía, Mauricio Macri participó por primera vez de un juego de cambio de roles con sus seguidores: debían defender al actual gobierno ante un duro crítico que era ni más ni menos que el actual Presidente de la Nación.

Los participantes debían convencer al jefe de Estado con fundamentos referidos a por qué se debe seguir por el camino elegido por la actual administración. Es una actividad que encabeza el movimiento Defensores del Cambio que se repetirá en destinos de todo el país con más de 400 charlas de lasque participarán funcionarios de distintos niveles.

Este debut fue en la sede de la Asociación de Trabajadores del Turf de San Isidro, en el norte del conurbano. Allí los propios vecinos convocados para la actividad debían explicarle al propio Macri por qué debían votarlo para un nuevo mandato.

Acciones como esta se repitieron en 250 ciudades con participación de unos 6000 voluntarios convocados por Defensores del Cambio. La experiencia, se aclaró, es para “compartir distintas reflexiones, visiones e ideas acerca de cómo expresar los valores del cambio".

Comentá y expresate