La orden de María Eugenia Vidal fue clara: “No quiero fotos con Arroyo”. La gobernadora bajó del tren, caminó unos metros y tomó el micrófono. A su derecha se ubicó la precandidata a concejal por Cambiemos Vilma Baragiola y a su izquierda la acompañaron el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, el precandidato a senador provincial Franco Bagnato y el diputado Guillermo Castello. A lo lejos, Carlos Arroyo –el gran ausente en la foto principal del acto- contemplaba la escena con cara de pocos amigos.

La relación entre Vidal y el intendente está en su peor momento. El vínculo se rompió en el cierre de listas, cuando Arroyo amenazó con presentar una lista propia disconforme por el lugar que le dieron a la gente de su riñón (su yerno Mauricio Loria debió conformarse con el sexto lugar). Vidal puso el grito en el cielo y estalló de furia. La presión de sus operadores políticos hizo retroceder al intendente y se logró la unidad de Cambiemos en Mar del Plata.

Con la mira en las PASO, a Vidal tampoco se le pasa por alto que la imagen de Arroyo no goza de buenos números y se desgastó al ritmo de los problemas en la gestión. De ahí su decisión de evitar las fotos con el intendente, al menos hasta las elecciones de octubre. En cada acto que encabece en la ciudad será habitual verla inaugurando obras y recorriendo las calles junto a Baragiola, a quien los números de las encuestas le sonríen.

Desde el entorno de la gobernación consideran que Mar del Plata es un distrito clave para las chances electorales del Gobierno en estas elecciones legislativas. Es que esta ciudad tiene una población más grande que nueve provincias y es el segundo distrito con mayor cantidad de votantes dentro de la provincia de Buenos Aires después de La Matanza.

La vuelta del tren a Mar del Plata después de dos años dejó en evidencia el quiebre en la relación entre Vidal y Arroyo. Desde el área de prensa bonaerense difundieron fotos del acto en las que el intendente brilla por su ausencia. La respuesta no tardó en llegar: en una gacetilla, Arroyo dijo que fue él quien hizo las gestiones para el regreso del tren a la ciudad. Dardos de un lado y del otro. La relación está rota.

Comentá y expresate