El dólar se vendió con la misma tendencia en alza de los últimos días y cotizó a $62 para la compra y $67 para la venta, según las principales casas de cambio de Mar del Plata.

En las sucursales del Banco Nación abrió a $58 para la compra y $61,50 para la venta, pero cerró a 59 y 62,50 pesos respectivamente.

A tres días de las elecciones la tensión cambiaria se acelera. Anoche, en la ciudad, la divisa cerró para la venta a 64,50 pesos mientras que para la compra solo 59,50 pesos.

No obstante, la tensión por la incertidumbre política y los cambios que se avecinarán después del 27 de octubre se refleja en las cotizaciones donde no hace efecto la regulación oficial, como el mercado libre o “blue” y las derivadas de los negocios con acciones y bonos, donde el “liqui” volvió marcar un récord, por encima de los 80 pesos.

Según datos de Reuters, en $84,91 para la paridad “contado con liquidación”al cierre de las operaciones en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la brecha con el dólar mayorista se situó en el 42,8 por ciento.

Cabe recordar que la presión cambiaria se profundizó ante de la cercanía de las elecciones presidenciales, lo que amplió la brecha a casi el 36% entre la cotización mayorista del dólar frente al arbitraje de activos para hacerse de divisas en el exterior mediante el denominado contado con liquidación.

Un dólar financiero que resultaría del eventual desdoblamiento, al que se podrá acceder y mover sin restricciones, se ubicaría en niveles similares al que surge hoy del arbitraje de bonos soberanos, como el Bonar 24 (AY24), o acciones de empresas argentinas que cotizan tanto en Buenos Aires como en Nueva York bajo la forma de ADR (American Depositary Receips), caso los papeles de YPF.

El dólar reservado para la franja comercial se ubicaría más cerca del mayorista actual, aunque el valor dependerá del grado de control que pueda ejercer el BCRA. La intervención de ayer se ubicó en torno del 50% del volumen total negociado en el MULC, que se ubicó en u$s603 millones.

El tema es que las reservas no son infinitas. Están cayendo todos los días y los dólares que se pueden utilizar libremente son cada vez menos. Un informe de Morgan Stanley de la semana pasada indica que a los u$s46.591 millones hay que deducirles los dólares los swaps con el Banco de China y el Banco de Basilea, los de los encajes de los bancos por los depósitos en moneda extranjera y también los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI, es decir, los desembolsos del Fondo. La cifra resultante queda en menos de u$s10.000 millones. No alcanza para atender las amortizaciones y los pagos de intereses de la deuda y al mismo tiempo seguir con un ritmo de intervenciones que ya supera los u$s1.000 millones semanales.

Comentá y expresate