A la salida de una misa que realizó en el barrio porteño de Caballito en memoria de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en Villa Gesell, la familia de Fernando contó a los medios que el dolor por la pérdida no cesa, pese al avance de la causa.

Allí, Silvino, padre del joven, habló con C5N sobre sus sensaciones tras la misa y resaltó lo “reconfortante” que es el apoyo de la gente en medio del dolor. “Le agradezco a los paisanos y los argentinos, no tengo palabras”, expresó el padre de Fernando.

Embed

Silvino no pudo evitar recordar lo poco que faltaría para el cumpleaños de su hijo: “Él no va a estar, no vamos a hacer lo que él quería, no le vamos a poder comprar el regalo que le iba a gustar. Nadie nos va a devolver a Fernando pero pedimos que se haga justicia”.

“Era un chico muy bueno, nunca nos pide cosas que no podamos comprar (sic), siempre una remera, un short, una zapatilla, son cosas que los chicos se ponen a diario, pedía una torta de chocolate, una gaseosa, pasarla con los amigos, con la familia, no pedía muchas cosas”, recordó emocionado.

En cuanto al accionar de la justicia, confirmó que finalmente no recibieron la visita de la fiscal Verónica Zamboni que estaba pronosticada para el viernes: “Supuestamente iremos nosotros a Gesell. Quiero a los culpables adentro”.

Comentá y expresate