El último de los mejores momentos lo compartieron esta última temporada, en Mar del Plata, donde volvieron a pisar el mismo escenario y ser parte de la misma obra. El resultado en boleterías fue bueno y, desde los afectos, difícil de superar.

Desde entonces comenzaron las dificultades para Carmen Barbieri, que vio como con el correr de las semanas y los meses comenzó a desmejorar la salud de su ex marido, Santiago Bal, que por estos días afronta un cuadro complicado y con atención médica casi permanente. Hoy está más que preocupada porque advierte que la situación no es nada fácil. “Está luchando por vivir”, dice ella, que se lo acaba de llevar a vivir a su casa.

Bal tuvo que ser internado a comienzos de julio por un cuadro de neumonía del que con mucho esfuerzo se recompuso, pero el costo para su físico fue alto. Cuenta Barbieri que él “está muy débil, necesita la asistencia de una máscara de oxígeno”.

Mientras Barbieri acaba de renovar contrato con el productor Guillermo Marín para hacer otro espectáculo durante el próximo verano, la preocupación pasa por tener a buen cuidado al artista, ahora alojado en el que fue el dormitorio de Federico, su hijo menor. “Estoy con la cabeza en eso, en que se recupere”, reconoció la ex vedette a Teleshow.

El proyecto que tiene para la próxima temporada es otra revista, con una apuesta superadora de la que compartió el último verano con Santiago y Federico Bal. Fue la despedida de las tablas para el capocómico.

Comentá y expresate