Un grave accidente durante una jornada de filmación le cambió la vida a Olivia Jackson. Era, por entonces, la doble de riesgo de la famosa Milla Jovovich en una película de la saga Resident Evil. Fue en ese set, en 2015, cuando grababa una escena de acción y casi pierde la vida. Desde entonces no para de sufrir.

La historia de dolor de esta profesional se dio a conocer en detalles en gracias a que Olivia presentó una demanda contra los productores del film. Allí quedó registrado cómo fue el accidente y el calvario que pasó la actriz.

"Extraño mi vieja cara. Extraño mi viejo cuerpo. Extraño mi antigua vida. Me duele mucho tener que vivir con las consecuencias de los errores de otras personas", dijo Olivia, de 38 años, según publicó Clarín.

El duro accidente ocurrió en Sudáfrica, donde se grababan las últimas escenas de Resident Evil: The Final Chapter. De acuerdo a la demanda, ella había sido programada para filmar una escena de pelea, pero el director Paul Anderson cambió el horario en el último minuto debido a la lluvia.

A Olivia se le encargó la tarea de realizar una "escena de motocicleta peligrosa y técnicamente compleja en condiciones climáticas adversas".

El truco requería que Jackson acelerara a 64 kilómetros por hora hacia una cámara que se suponía que iba a ser levantada por una grúa antes de que ella llegara a ese punto. Sin embargo, la parte acusatoria alega que hubo cambios de "último minuto", el más importante de los cuales significó que la cámara fue levantada un segundo más tarde en la carrera final.

Como resultado, dice la demanda, la cámara cortó el antebrazo de Olivia, "borrando el hueso" antes de "rasgar la carne de su mejilla hacia atrás dejando los dientes expuestos". Además, sufrió lesiones en la columna vertebral, la cuenca del ojo, las costillas, la cintura escapular, el húmero y el antebrazo.

Jackson acusa a los productores de "abandonarla sin vergüenza". La demanda, además, dice que ella ya no podrá volver a trabajar como doble de riesgo.

La película, finalmente, recaudó más de 300 millones de dólares en todo el mundo y Olivia está buscando daños y perjuicios no especificados.

"Ojalá me hubiera dado cuenta de que no tendría una protección adecuada antes de tomar el papel", dijo la mujer accidentada. Y añadió que los productores la "engañaron" sobre el alcance de su seguro que cubre las lesiones sufridas durante la filmación y que sólo pagó 33.000 dólares. Además, descubrió que no había cobertura de responsabilidad civil para su reclamo.

"Si la demandante hubiera tenido conocimiento de tales hechos, nunca habría aceptado realizar el Capítulo Final o, alternativamente, habría obtenido un seguro adicional por su cuenta", dice la demanda. Olivia ya había conseguido el papel de doble de riesgo para Wonder Woman, rol que no pudo cumplir.

La demanda, puntualmente, es contra Paul Anderson, Bolt Pictures, Tannhauser Gate y Jeremy Bolt por incumplimiento de contrato y tergiversación. Los acusados aún no han respondido.

Lo cierto es que el calvario de la protagonista sigue adelante. Este jueves tuvo que someterse a una nueva cirugía para aliviar el dolor que aún tiene en el hombro del brazo accidentado.

"Un gran corte en forma de U la semana pasada para una gran cantidad de procedimientos: 1) Empujaron mucho la faja del hombro hacia adelante a una posición más normal. 2) Fusionaron el omóplato a las costillas para mantenerlo allí. 3) Tomaron una rebanada/un trozo de hueso de mi omóplato para aplastarlo y usarlo en la articulación del hombro. 4) Fusionaron el brazo del muñón colgante dentro de la articulación del hombro por medio de una gran barra doblada y alfileres (y un pedazo de omóplato aplastado)", contó en Instagram.

Anteriormente, en un posteo, mostró cómo quedó su espalda: "Esta es la parte superior del cuerpo retorcida que me queda de mi accidente. Espina dorsal, cuello descentrado (la parte más dolorosa), omóplato torcido, hombro permanentemente dislocado, un brazo, atrofia muscular en el lado izquierdo de mi núcleo y muchas otras cosas".

"No quiero quejarme, pero a veces tengo que querer salir de mi propia piel y de todos los dolores que hay en ella", finalizó.

Otra fotografía emocional que Olivia compartió es una foto de "antes" de su mano izquierda que aparece enormemente hinchada con un brazo izquierdo marchito y una foto de "después" que muestra la amputación del brazo.

Escribió a sus fans de Instagram: "Adiós a mi brazo marchito, hola a mi muñón. No es la forma en que planeé que mi vida fuera, sino simplemente ir a abrazar lo que tengo y seguir adelante y hacia arriba. Afortunadamente, tengo un equipo de apoyo impresionante detrás de mí", dijo.

Comentá y expresate