La interna entre dirigentes del Frente de Todos sumó un nuevo capítulo, esta vez por el conflicto mapuche que se está desarrollando en el sur de la Argentina. Los protagonistas son Aníbal Fernández y Sergio Berni, ministro de Seguridad de la Nación y de la provincia de Buenos Aires, respectivamente, quienes hasta hace pocos días -cuando el ex jefe de Gabinete asumió en reemplazo de Sabina Frederic- se jactaban de tener muy buena relación.

Según publicó Infobae, el disparador fue el conflicto mapuche que desde la semana pasada se está desarrollando en Río Negro y que fue un foco de polémica para el gobierno nacional, que le generó duros contrapuntos con la gobernadora Arabela Carreras por el envío de fuerzas nacionales para manejar la situación. Tanto Aníbal Fernández como Alberto Fernández dijeron que no era competencia del Gobierno asistir la provincia, mientras que la mandataria provincial denunció que había funcionarios nacionales cómplices de los mapuches.

En esa línea, fue Sergio Berni quien sostuvo que lo que estaba sucediendo eran actos terroristas y que, en consecuencia, la Nación debía asistir con refuerzos. Ante esto, Aníbal Fernández replicó en duros términos durante una entrevista con C5N: “Cuando uno está hablando de un delito de semejante envergadura, lo que metemos es en riesgo a todo un país. No se puede ser tan irresponsable de decir semejante cosa. No admito eso”.

Y agregó: “Sergio es amigo mío, no puede hacer eso. Tendría satisfacción de darle alguno de los elementos para que conozca. No puede decir eso. Es irresponsable mencionar un delito de esa envergadura en una situación de estas características”.

“Ni el Presidente ni yo necesitamos ser aprobados por Sergio Berni”, sentenció el ministro nacional.

Esta última frase fue la que motivó la respuesta del titular de la cartera bonaerense: “Como de costumbre, siempre tiene razón querido compañero Aníbal Fernández. Ni usted ni el Presidente necesitan de mi aprobación. No es mi intención contradecir tan brillante acto de soberbia”.

Y cerró con una frase de alto contenido electoral e ironía, aludiendo al cruce que Fernández tuvo con el dibujante Nik: “Lamento informarle lo obvio, sería necesario contar con la aprobación y el consenso de la sociedad en su conjunto. Si mis matemáticas no me fallan el 12 de septiembre hubo 16.323.291 argentinos que no aprobaron nuestra gestión. ¿Fui claro? ¿O le hago un dibujito?”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate