Micaela, una de sus hijas, relató detalles del violento hecho que ocurrió el sábado por la madrugada, cuando dos ladrones ingresaron a la vivienda donde descansaba Aracil junto a su hija de siete años y una amiga de la nena.

“Fueron dos ladrones y se supone que hubo un tercero”, describió a Telediario, el noticiero de Canal Diez. “Creemos que son las mismas personas que nos robaron a mi hermana y a mí hace dos meses, en una casa cerca de este lugar”, agregó.

Según indicó, los ladrones entraron cuando el hombre estaba dormido, “lo ataron y lo empezaron a torturar”. Dispararon cuatro veces y dos de los disparos hirieron a su papá. También “agarraron un cuchillo y le cortaron la mano mientras le pedían más plata”.

Uno de los delincuentes tomó a la hija del empresario que se encontraba en el lugar. “Le apoyó la pistola en la cabeza y amenazó con matarla. Contó hasta tres y si no le disparaban. Mi papá reaccionó y le dio la plata”, detalló Micaela.

Aracil permanece internado en una clínica privada de avenida Colón y 20 de Septiembre, con “pronóstico reservado y mejorando de a poco”. Ahora aguarda los resultados de los estudios médicos para saber si debe ser intervenido por los dos balazos. Por otro lado, su hija aclaró que no le amputaron ningún dedo de la mano.

Embed

Comentá y expresate